Comunicaciones

Cádiz estrena su segundo puente

La impresionante infraestructura, todo un hito de la ingeniería española, unirá desde hoy Cádiz con Puerto Real

24.09.2015 | 17:30
Vista del puente sobre el mar.

­Tras ocho años de obras y 511 millones de euros de inversión, el puente Constitución 1812, que une Cádiz y Puerto Real y es uno de los más altos del mundo, se estrena hoy, una jornada histórica para los que han visto crecer esta megainfraestructura, todo un hito de la ingeniería española.

Con casi cinco años de retraso sobre la primera fecha que se barajó para su inauguración, el puente Constitución 1812 impresiona por sus dimensiones hasta a los que día a día han trabajado en este proyecto diseñado por el ingeniero Javier Manterola y que ha llegado a precisar hasta 650 operarios al día. Tiene una longitud de cinco kilómetros, de los que 3.092 metros transcurren salvando el mar, lo que le convierte en más largo que puentes tan conocidos como el Golden Gate y el de Brooklyn, en Estados Unidos.

Su anchura es de 36,8 metros para albergar dos carriles por sentido para el tráfico viario y una plataforma para un tranvía que prevé construir la Junta de Andalucía.

Con una altura de 185 metros, que llega a alcanzar los 69 metros desde el tablero al agua, será el segundo puente marítimo de mayor gálibo vertical del mundo, después del de Verrazano Narrows de Nueva York y por delante del Golden Gate de San Francisco. Es todo un coloso en el que se han empleado más de 100.000 metros cúbicos de hormigón y 70.000 toneladas de acero y que, entre sus récords, tiene también el de ser la obra más compleja y costosa que ha llevado a cabo en los últimos años el Ministerio de Fomento.

El puente está integrado por cuatro estructuras: el viaducto de acceso a Cádiz, el tramo desmontable, el viaducto atirantado y el viaducto de hormigón de acceso a Puerto Real. La construcción e instalación del tramo desmontable, una pieza de 150 metros y de más de 4.000 toneladas, ha sido una de las grandes dificultades que ha afrontado este proyecto, cuyo precio se ha disparado desde los alrededor de 270 millones en que fue adjudicada la obra hasta los 511 finales.

Este tramo desmontable fue una petición de los astilleros de Navantia para que el puente no fuera un obstáculo si en un futuro hipotético construye barcos o estructuras superiores a los 69 metros, algo que jamás ha ocurrido. La apertura de este tramo, que dejaría inutilizado el puente durante dos días, sería una operación que costaría 2,5 millones de euros e implicaría el dragado de la zona en la que se emplaza, una situación verdaderamente extrema.

Más que por su nombre oficial, los gaditanos le seguirán llamando «el segundo puente», una infraestructura que dará un respiro al primero, el José León de Carranza, que fue inaugurado en 1969 y soporta diariamente la entrada de una media de 40.000 vehículos a una ciudad que, además de estas dos estructuras, tiene un tercer acceso por carretera desde San Fernando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine