Festividad

Maroween, una noche donde lo anglosajón se mezcla con lo axárquico

Maro rebautizó en 2009 su tradicional Fiesta de la Castaña y el Boniato para amoldarse a las nuevas costumbres

30.10.2013 | 16:22
El especialista madrileño en efectos especiales Amador Rehak (c) y el nerjeño Miguel Joven (i), "Tito" en la serie "Verano azul", preparan algunas de las figuras que ambientarán la plaza de Maro durante la celebración de Maroween,
El especialista madrileño en efectos especiales Amador Rehak (c) y el nerjeño Miguel Joven (i), "Tito" en la serie "Verano azul", preparan algunas de las figuras que ambientarán la plaza de Maro durante la celebración de Maroween,

Cada vez son más los españoles que sucumben a la celebración de Halloween, atraídos por la moda anglosajona de disfrazarse en la víspera de Todos los Santos, pero hay lugares donde estas nuevas costumbres no están reñidas con las tradiciones más ancestrales, dando lugar a fiestas como Maroween.

Con este nombre, de fonética muy similar al anglosajón, rebautizaron en 2009 en Maro, Nerja, a su tradicional Fiesta de la Castaña y el Boniato, con la que históricamente los vecinos de la localidad celebraban la festividad de Santos y Difuntos, degustando estos productos junto a la iglesia del pueblo.

El alcalde pedáneo de Maro, Javier López, ha explicado que el origen hay que buscarlo en los monaguillos que iban pidiendo por las casas en la víspera del 1 de noviembre para que se recompensase su trabajo por tocar las campañas y que eran agasajados con castañas y boniatos asados.

Nerja es un municipio con una importante comunidad británica, que sigue disfrutando de sus tradiciones en plena Costa del Sol, por lo que con el paso de los años, cada vez era más habitual ver a personas disfrazadas en la noche de Halloween, principalmente niños, pidiendo dulces o caramelos.

En 2005, en un intento por defender lo tradicional, desde la junta de festejos de Maro se pidió a los vecinos que acudieran ataviados con los trajes típicos de la Santa Compaña y se organizó una procesión, pero el resultado no fue el esperado en cuanto a la participación.

"Maro y Nerja siempre han tenido muy en cuenta a sus residentes extranjeros y comprobamos que no tenía sentido imponer lo nuestro, sino que era mejor mezclar y unir dos tradiciones que encajan a la perfección", ha asegurado López.

En la primera edición de Maroween, en 2009, hasta la niebla acompañó, dando a la plaza del pueblo una imagen espectral, y desde ese año, cada vez más extranjeros se suman a la fiesta, en la que no faltan los adornos con calabazas, brujas o fantasmas típicos de Halloween, pero tampoco las castañas y los boniatos, de los que este año se repartirán 400 kilos.

En la preparación de la edición de 2013 colabora el especialista en efectos especiales para televisión, cine y teatro Amador Rehak, que ha ambientado la plaza de Maro y la calle Real con varias figuras que representan a la muerte, que tienen una altura de unos dos metros y que ha confeccionado a partir de materiales reciclados.

Según este coordinador de efectos especiales madrileño, el objetivo es conseguir una línea más cinematográfica y crear un "photocall" con figuras con volumen y cuerpo, que motive a los participantes a acudir con disfraces cada vez más elaborados y de calidad, "pero que también vean que se pueden realizar con materiales de uso cotidiano".

Junto a Rehak también está colaborando en la decoración un nerjeño ligado al mundo de la televisión y el espectáculo, Miguel Joven, "Tito" en la serie "Verano azul", y los alumnos de una escuela taller de escenografía, que han preparado el escenario en el que tendrá lugar un pasacalles del terror con premios para los mejores disfraces.

Otro municipio de la provincia de Málaga en el que se fusionan tradición y modas anglosajonas es Fuente de Piedra, que acoge la festividad de la Ureña, que era la palabra utilizada para designar el aguinaldo que los monaguillos pedían por las casas por tocar las campanas en memoria de los fallecidos.

En Fuente de Piedra el "¿me da usted la Ureña?" sustituye al "¿truco o trato?" de Halloween y no han faltado estos días en la localidad talleres de manualidades para hacer farolillos con calabazas, que servirán para ambientar un pasacalles de terror y una merienda popular en la que las castañas asadas también son protagonistas.

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine