Medio Ambiente

La reparación de los daños del gran incendio de 2014 en Cómpeta ha costado 350.000 €

El informe final de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio remarca que el fuego afectó a 223,5 hectáreas de matorral y arbolado, en su mayoría pinar

01.07.2015 | 02:10
Retirada de madera en la superficie afectada por las llamas.

Baja a la mitad el suelo afectado hasta ahora

  • La superficie afectada este año, con el balance provisional elaborado hasta el 29 de junio y siempre con la comparativa de 2014 para el mismo periodo de seis meses, arroja un balance bastante positivo. De hecho, la superficie forestal calcinada el pasado año era hasta esta fecha de 198,31 hectáreas, mientras que en lo que va de 2015 apenas se eleva a 85,60 hectáreas. Los responsables provinciales de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio expresan asimismo que el número de incendios forestales ha descendido, de 43 en 2014 a 33 en el presente ejercicio. Sí que se mantiene idéntico en la comparativa el número de fuegos localizados en suelo agrícola o urbano: 24. La superficie correspondiente a este último capítulo, en el balance entre ambos años, incluso presenta un repunte moderado en 2015. En este apartado de terrenos agrícolas y forestales han ardido 33,47 hectáreas frente a las 29,42 de hace un año. Sobre la superficie forestal que ha quedado calcinada en el periodo analizado, del 1 de enero al 29 de junio, a arbolado apenas han correspondido 20,49 hectáreas (75,14 en 2014) y a matorral, 65,11 (123,17 el pasado año). f. extremera málaga

­El incendio que hace ahora un año se acababa de convertir en el primer gran fuego del verano de 2014 en la Costa del Sol afectó a un total de 223,50 hectáreas de matorral y arbolado –pinar en su mayoría– en un «terreno muy abrupto» situado en el término municipal de Cómpeta, si bien es cierto que casi 30 hectáreas correspondieron a la vecina localidad de Canillas de Albaida. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha invertido 349.888 euros en impulsar la reforestación de dicho pulmón, pero aún duelen las cifras de tal catástrofe medioambiental.

El informe final lo dice todo: un total de 20.287 «árboles muertos» fueron contabilizados, por lo que para reacondicionar este espacio verde enclavado en pleno parque natural de las Sierras Tejeda, Almijara y Alhama se han requerido más de 2.400 jornales. Las autoridades autonómicas, no obstante, al ofrecer este tipo de datos insisten en que jamás debe asociarse una tragedia natural de tales dimensiones con la generación de empleo. Al contrario, pasarán décadas para que el paisaje pueda recuperarse al completo, con el consiguiente daño para los ecosistemas afectados: como recurso para la afluencia de visitantes y turistas a este espacio protegido.

De la inversión total, alrededor de 310.000 euros fueron necesarios para intervenir en el suelo perteneciente al término competeño y el resto, al de Canillas de Albaida. El documento público al que ha tenido acceso este periódico refleja que unas 20 hectáreas de suelo urbano también resultaron afectadas.

Como se recordará, en una primera evaluación, la entonces titular de la Consejería, María Jesús Serrano, ya expresaba que el fuego había afectado a más de 220 hectáreas, de las que 203 eran forestales. Asimismo, expresó que en las tareas de extinción iniciadas nada más detectarse el incendio durante la tarde del 29 de junio de 2014 se movilizó un dispositivo humano integrado por 400 profesionales, con 15 vehículos autobomba y hasta 23 medios aéreos de distintas provincias que trabajaron casi sin descanso durante dos jornadas. Igualmente, se destacó la colaboración entre los medios autonómicos y los aportados por el Estado, como ejemplo de cooperación para aliviar catástrofes de tal magnitud.

El Ayuntamiento de Cómpeta no olvida los episodios que convirtieron al término situado en el interior más oriental de la comarca de la Axarquía en portada nacional durante dos días. De hecho, esta pasada primavera puso en marcha una campaña divulgada a través de su nueva web municipal, con detalles sobre la necesidad de que los propietarios de parcelas y solares mejorasen la limpieza de sus fincas a las puertas de la campaña estival y el consiguiente periodo con riesgo de nuevos fuegos.

Dicha iniciativa se mostraba a modo de «campaña de concienciación, como medida preventiva de autoprotección, para que todos aquellos propietarios de parcelas y solares mejoren la limpieza y desbroce de sus terrenos para mejorar las condiciones de seguridad y salubridad del entorno urbano y los diseminados debido al calor y a la llegada del verano».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine