Tribunales

Absuelto el policía de Vélez acusado de pegar en los testículos a un agresor para reducirlo

El agente se jugaba 18 meses de prisión. Los tres agresores, sentenciados a un año cada uno por lesiones

19.12.2015 | 05:00

La Fiscalía de Málaga pedía 18 meses de prisión para un policía local de Vélez Málaga al que acusaba de haber reducido a un oponente dándole un fuerte golpe en los testículos, llegando a romperle el escroto, en el transcurso de una pelea con tres clientes de un bar. La Audiencia Provincial ha absuelto al agente, ya que no ve probado que este golpeara en la entrepierna al agresor.

Quienes sí han sido condenados son los tres clientes del bar que comenzaron la pelea por un delito de atentado. Cada uno de ellos recibe un año de prisión de castigo y dos multas que suman 600 euros por otras tantas faltas de lesiones. La Audiencia ordena además que indemnicen, de forma conjunta y solidaria, en 2.280 euros a uno de los agentes y en 2.700 al otro.

Según el apartado de hechos probados de la sentencia, a las 23.00 horas del 22 de enero de 2011, tres amigos se encontraban en el interior de un pub de Vélez Málaga, ubicado en la Avenida de las Naciones, cuando dos agentes de la Policía Local llegaron para tomar café. Cuando estos realizaban su consumición, uno de ellos llamó la atención a una mujer que fumaba en el local, «apagando esta el cigarro sin más incidente».

Acto seguido, uno de los tres clientes se dirigió a uno de los agentes, a través de una camarera, «de manera despectiva, sin que conste la expresión que dijo, pero sí que provocó que los policías se dirigieran a solicitarle la documentación». Este se negó a ello de forma rotunda y desairada a facilitar su identificación, «advirtiendo a los funcionarios que tendrían que llevarlo para identificarle». Sus dos amigos se quedaron en el bar.

Al poco tiempo, los dos policías y el sujeto al que iban a identificar abandonaron el establecimiento y se dirigieron al coche patrulla, donde los funcionarios iban a introducirlo. Uno de los clientes anteriores salió del bar y, para impedir que se llevaran a su amigo, lanzó un puñetazo a uno de los agentes. «Desde ese mismo instante, los tres condenados acometieron a los agentes con gran dureza, dándoles puñetazos, golpes y tirándolos al suelo».

Uno de los encausados sufrió la rotura del escroto y hubo de ser intervenido, de forma que tardó 140 días en sanar en sus heridas. «No ha quedado acreditado que esa lesión se la produjera el agente de la policía local a consecuencia de una agresión directa». A su vez, el agente sufrió una contusión nasal, erosiones en diversos dedos y en las rodillas.

El otro agente sufrió erosiones, tendinitis, contusiones y varias heridas, una de ellas en el labio, aunque no requirió de tratamiento médico. Dos de los clientes también sufrieron lesiones «compatibles con su ataque y, a su vez, la resistencia opuesta», considera probado la Audiencia Provincial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine