Evento deportivo

La Super Bowl dispara el precio del aguacate malagueño

Estados Unidos consumirá en unas cuantas horas 60 millones de kilos, la producción que España genera a través de sus productores axárquicos durante todo un año – "Hay una auténtica fiebre por ver el partido tomando nachos con guacamole"

25.01.2016 | 05:00
Millones de estadounidenses consumirán en un único domingo los mismos aguacates que España produce a lo largo de un año.

­Los productores de aguacates de la comarca de la Axarquía, única zona europea capaz de comercializar en cantidades significativas esta fruta subtropical, llevan días sorprendidos por los precios por kilogramo tan altos que se han alcanzado a estas alturas de la campaña –se prolonga durante más de seis meses hasta las primeras semanas de la primavera–. Para justificar esta circunstancia hay que observar que este año por la sequía los árboles tienen un 20% menos de volumen, que no de piezas, y al mismo tiempo mirar hacia Estados Unidos.

En el gran motor consumista del continente americano existe una «auténtica fiebre por ver la Super Bowl, el partido que decide el campeón de la Liga de fútbol americano, tomando cerveza mexicana con nachos y guacamole». Enrique Colilles, gerente de la cooperativa veleña Trops, remarca que EEUU consumirá con motivo de ese encuentro y en un solo día 60 millones de kilos de aguacate transformado en la propia salsa de guacamole: «Es lo que en España somos capaces de producir en un año completo».

Millones y millones de seguidores de la NFL, la mencionada competición norteamericana que es el equivalente a la NBA de baloncesto, ya se pondrán delante de la televisión a última hora de este domingo. Será con motivo de la disputa de las semifinales –finales de conferencia– que proporcionen los nombres de los equipos finalistas para lograr el título tan especial de la «Super Bowl 50». Los denominados Broncos se enfrentarán a los Patriots –que defienden la corona conquistada hace ahora un año–, mientras que los Panthers tendrán ante sí a los Cardinals.

La esperada finalísima del fútbol americano se celebrará en la madrugada del 7 al 8 de febrero, pero a la vista de los pedidos del pasado año y de la mencionada fiebre por degustar en ese día guacamole con aperitivos y cerveza, las fábricas doblan turnos en estas fechas y no paran de crecer los pedidos de aguacates en origen, con el consiguiente aumento del coste del kilo para el agricultor.

El precio del aguacate en origen se eleva hasta casi los tres euros en la recta final de la campaña. Ya pasó durante la Semana Santa de 2015. Otro pico tradicional se produce a las puertas de la Navidad, durante el mes de noviembre –porque existe en esas fechas una menor competencia internacional en cuanto a la producción–. Sin embargo, en los últimos dos meses el comportamiento alcista de los precios se ha mantenido, con un repunte insólito durante esta segunda quincena de enero.

Actualmente, como reconocen los responsables de Trops, el precio medio por kilo se encuentra en alrededor de dos euros y medio e incluso se pagan los aguacates casi a 2,75 euros en determinados días y con la fruta en unas condiciones excepcionales. «Si tuviésemos en la comarca de la Axarquía unas mejores condiciones hídricas, con las garantías suficientes para afrontar sin miedo los periodos de sequía, el aguacate podría volver a tener el protagonismo anterior a la llegada masiva de cultivos de mangos», indica Colilles.

En efecto, a lo largo de la presente década, los productores de subtropicales axárquicos han apostado por la plantación de mangos frente a los aguacates: tienen un mayor rendimiento en kilogramos por árbol y se compensa que obtengan precios menores por kilo porque requieren menos cantidad de agua.

«Todavía la producción de aguacate está muy por encima de la del mango y es sorprendente que no somos actualmente capaces de abastecer la creciente demanda que tenemos de esta fruta», agrega el gerente.

Los productores insisten en que las administraciones tienen en sus manos, ahora que se habla más que nunca del motor económico que supone la agricultura intensiva de la comarca de la Axarquía para el PIB malagueño, la posibilidad de crear nuevas conducciones que guíen hasta la zona oriental de la provincia los excedentes de las cuencas próximas a Sierra Nevada o de la Costa del Sol occidental. «Si hubiese más agua, el agricultor mantendría su apuesta por el aguacate. El mango sólo genera fruta dos meses, por lo que somete al productor a un estrés que no existe en el caso del aguacate, puesto que puede permanecer en el árbol hasta seis meses», indica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine