Tribunales

Condenado por apuñalar a un pastor tras invitarlo a cocaína

"Vamos a meternos una rayita, que esto es lo mejor del mundo", dijo el agresor a la víctima

11.05.2016 | 00:29
Los hechos fueron instruidos en el juzgado de Torrox.

La Audiencia Provincial de Málaga, en concreto su Sección Primera, ha condenado a un toxicómano por apuñalar el 31 de octubre de 2012 a un pastor en Maro (término municipal de Nerja). Los magistrados aseguran que le dio numerosas puñaladas, con una pequeña navaja, aunque fueron superficiales, una vez que el perjudicado se negó a consumir cocaína. El agresor ha sido sentenciado a dos años de prisión por un delito de lesiones y no podrá acercarse al atacado durante tres años.

Según consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso La Opinión de Málaga, sobre las 15.30 horas del 31 de octubre de 2012 el procesado, M. C. C., que no tenía antecedentes penales, se encontraba "con sus facultades intelectivas y volitivas seriamente mermadas por su adicción a la cocaína". Ese día había consumido esta sustancia estupefaciente. Así, se encontró con un pastor que hablaba por teléfono móvil "mientras cuidaba de sus cabras en la zona conocida como Cerro de la Bandera, nacimiento de Maro, que pertenece al partido judicial de Torrox". Se trata de un paraje alejado del núcleo urbano y escasamente transitado, y "cuando estuvo junto a él, sacó una bolsa de polvos blancos, presumiblemente cocaína, y le ofreció". Así, mientras insistía en su oferta, le decía: "Vamos a meternos una rayita, que esto es lo mejor del mundo", a lo que se negó el agredido, por lo que el procesado le rodeó el cuello con el brazo izquierdo y, con la mano derecha, extrajo una pequeña navaja de seis centímetros de hoja "con la que comenzó a asestarle numerosas puñaladas superficiales", dice la Audiencia en el fallo.

Como el pastor se resistía a la agresión y se encontraban en un terreno pendiente, ambos cayeron al suelo y rodaron, quedando el agredido bocabajo por lo que el procesado "se echó encima de él y siguió propinándole puñaladas superficiales de modo indiscriminado, al tiempo que le decía 'tú que has dicho a mi gente, habla, habla, a ti te gustan los hombres o las mujeres", considera probado la Sección Primera de la Audiencia Provincial malagueña.

El perjudicado intentó zafarse y huir, pero el acusado "le lanzó una piedra que le impactó en el brazo, pese a lo cual logró alcanzar la carretera y ser recogido por un coche, que lo llevó al hospital, donde fue inmediatamente atendido".

Como consecuencia de estos hechos, el agredido llegó a sufrir hasta 17 heridas puntiformes debido a los navajazos en todas las partes del cuerpo, desde la cabeza a los brazos y los muslos. Para sanar, le cosieron todas las heridas y recibió analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos, tardando en curarse 15 días, en los que estuvo impedido para realizar sus ocupaciones habituales". Le han quedado numerosas secuelas en forma de cicatrices.

En la sentencia, se tiene en cuenta la atenuante de reparación del daño y otra de drogadicción. La responsabilidad civil que el condenado habrá de abonar al perjudicado se determinará en la fase de ejecución de sentencia, una vez oídas las partes, y tras analizar los informes de los médicos forenses que intervendrán en la vista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine