Pesca

Los pescadores se movilizan para evitar la imposición del paro biológico del pulpo

La Junta indica que ejercerá como intermediaria entre el Gobierno central y los armadores para "alcanzar un equilibrio"

14.05.2016 | 05:00
El sector pesquero se manifestó ante las puertas de la Subdelegación del Gobierno.

­El sector pesquero vuelve a estar en armas en la provincia. A los incontables paros biológicos, muchos de ellos con importantes retrasos en los pagos y deficiencias que han dejado en residual el número de arrastreros en la Costa del Sol –poco más de medio centenar frente a unos 200 de no hace muchas décadas–, se le va a sumar en septiembre el del pulpo. Dicha especie supone el 60% de la economía de las familias que dependen de estas embarcaciones.

Lo paradójico es que la excusa es el informe europeo que dicta que el 93% de los caladeros del Mediterráneo están agotados. Sin embargo, como expresan los propios armadores del puerto de Caleta de Vélez, las capturas de pulpo han aumentado más del doble en apenas seis años. Se ha pasado de 66.000 kilos en 2010 a 142.200 en 2015. Es sólo el balance de los 14 arrastreros amarrados en Caleta, el puerto del Mediterráneo andaluz más productivo durante esta década.

Los pescadores de toda la provincia expresaron su malestar ayer en una movilización que les condujo primero a la Subdelegación del Gobierno en Málaga y después a la sede del Ejecutivo andaluz. Los responsables del Gobierno central les expresaron su sorpresa ante la contracción de dichas cifras y se comprometieron a trasladar a Madrid las quejas del sector.

El delegado territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Javier Salas, expresó por su parte que este paro biológico viene derivado de los cambios que se imponen en el Plan de Gestión del Mediterráneo.

«Hemos celebrado una primera reunión y habrá un nuevo encuentro en Sevilla dentro de pocos días. Tenemos ya una contraoferta, porque el sector es el primero que está interesado en que los caladeros no estén agotados y tienen datos que avalan la necesidad de buscar un determinado equilibrio entre lo que se les pretende imponer y lo que podría ser justo».

Salas expresó que el pescado en la provincia tiene una importancia fundamental. «Dentro de la economía malagueña es un pilar muy importante, que forma parte de la historia y la cultura de esta tierra», remarcó. En este sentido, aunque no será fácil buscar un punto medio entre la propuesta inicial y la que pueda finalmente salir adelante, «confiamos en encontrar el camino». Agregó que, como administración intermediaria entre el sector y el Gobierno central y las directivas europeas, la Junta trasladará la demanda de los pescadores. «Hace tres semanas ya mantuvimos un encuentro con el sector en Málaga y sabemos de la inquietud de los pescadores», añadió.

Que sólo Caleta de Vélez, con 14 de los 60 existentes en la provincia, capturase cerca de 150 toneladas de pulpo durante 2015, da cuenta de la importancia de esta especie. Los pescadores recuerdan que en base a las directivas vigentes todos los ejemplares de menos de un kilogramo de peso son devueltos al mar. Así han logrado «regenerarse los caladeros» hasta duplicar en pocos años las capturas.

Agregan que en algunas épocas del año sólo hay pulpos en esta parte del litoral español, de manera que el típico «pulpo a la gallega se comercializa con ejemplares pescados en Málaga». Se trata de un argumento añadido para subrayar lo que puede significar este paro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine