Blog 
DESDE MI VENTANA
RSS - Blog de Juan José Ramos López

El autor

Blog DESDE MI VENTANA - Juan José Ramos López

Juan José Ramos López

Soy jubilado; me gusta la lectura, la escritura, la música (tanto la clásica como la melódica), la Historia y todo lo que tenga que ver con el ocio y la cultura

Sobre este blog de Málaga

Comentar todas la noticias de actualidad, tanto municipales como religiosas, políticas, etcétera.


Archivo

  • 29
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Firma ONG tragedia conciencia

    PROS Y CONTRAS DE LA FIRMA

    Supongo que a todos nos han pedido alguna vez nuestra firma para colaborar en tal o cual causa, sin duda muy loables, pero no nos dicen que a continuación nos van a bombardear con peticiones de dinero para sostenerlas, recibiendo tres o cuatro llamadas telefónicas o "e-mails" diarios.

    Dichas causas, noralmente gestionadas por unar ONG respetables, tienen un denominador común: la ayuda a países en vías de desarrollo o que han sufrido alguna tragedia; si a ello sumamos el número de quienes piden limosna en puntos estratégicos, como pueden ser supermercados o grandes superficies y con una frecuencia en las calles de uno o dos cada 10 metros, habría que llevar una bolsa repleta de calderilla para intentar socorrerlos a todos, y siempre se quedaría alguien sin su correspondiente óbolo, con el consigueinte "cargo de conciencia" por nuestra parte.

    Desde el -o la- joven que en un trozo de cartón te dice que "TENGO (1-3-5) HIJOS  DE (1, 3 o 5 AÑOS) Y PIDO PARA DARLES DE COMER" hasta quien te muestra una llaga que cada día va a peor -¿se autolesionan?- hay todo un abanico de seres humanos que te hacen sentir miserable, pero a los que no puedes socorrer porque entonces ingresarías en la "cofradía petitoria" tarde o temprano.

    Capítulo aparte merecen quienes, si un día les puedes ayudar monetariamente y tu itinerario coincide con su "puesto", te preguntan todos los días si "hoy no me vas a dar nada", como si fuesen "gorrillas" y también quisiesen su parte.

    Y no: no se trata de la eliminación de los mendigos, como al parecer se dice, sino de que haya una conciencia más solidaria -pero no en forma de limosna- para que los desfavorecidos "reales" -hay mucho pícaro que se saca su buen sueldo- puedan tener asegurados un techo, una alimentación y una vida dignas, cosa que muy bien podrían hacer las cofradías y la propia Iglesia gestionando unos fondos -entre todos sería barato- para atender a los más necesitados. 

    Está muy bien eso de ayudar a los niños del Congo, pero... ¿y a los nuestros, quién les ayuda?

    Supongo que a todos nos han pedido alguna vez nuestra firma para colaborar con tal o cual causa...

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook