Estudio

La salinidad oceánica es un problema más del cambio climático

04.07.2008 | 10:24

Las emisiones de gases invernadero no solo han contribuido al calentamiento global sino que también están alterando la composición química de los mares, reveló un estudio de científicos estadounidenses que publica hoy la revista Science.

Las consecuencias ecológicas y económicas son difíciles de pronosticar, pero posiblemente sean calamitosas, según los investigadores del Departamento de Ecología Global de la Institución Carnegie, y de la Universidad de Hawaii.

Agregan que es probable que esas consecuencias hagan necesario profundizar las medidas que se han tomado ya para reducir las emisiones de gases invernadero, como el dióxido de carbono (CO2).

Según Ken Caldeira, de la Institución Carnegie, y Richard Zeebe, de la Universidad de Hawaii, los océanos ya han absorbido alrededor del 40 por ciento del dióxido de carbono que el hombre generó en los dos últimos siglos.

Paradójicamente, esa absorción de CO2 ha desacelerado el calentamiento global aunque el costo ha sido muy alto, advierten los científicos.

El mayor contenido de CO2 ha alterado la acidificación de las aguas marinas, un efecto que podría aumentar durante este siglo.

La acidificación puede causar graves daños a los organismos marinos, como los corales y el plancton, al frenar el proceso de calcificación de sus exoesqueletos, señalan los científicos.

Además, la mayor parte de los organismos marinos viven en aguas que reciben la luz del sol y que son más vulnerables a la acidificación causada por el CO2.

Según los científicos, aunque la reacción química del mar a los mayores niveles de CO2 es predecible, es mucho más difícil establecer con cierta precisión cuál será la reacción biológica.

"Sabemos que la acidificación oceánica dañará los corales y otros organismos, pero no hay datos experimentales sobre la forma en que serán afectadas la mayoría de las especies", indicó Caldeira.

Sin embargo, añadió que los resultados de experimentos de laboratorio con algunas especies han "sido alarmantes".

Asimismo, "seguramente afectará a moluscos como las ostras y los mejillones, lo cual tendrá un gran impacto en la industria. Es posible que proliferen otros organismos en esas condiciones, pero podrían ser especies no deseables", añadió.

Enlaces recomendados: Premios Cine