El número de peces muertos en Besaya por el vertido asciende a 30.000 ó 40.000

31.07.2008 | 12:49

El número de peces muertos en el río Besaya, a causa del vertido localizado en un tramo de dos kilómetros a la altura de Santiago de Cartes, asciende a 30.000 ó 40.000 ejemplares, la mayoría de especies de pequeño tamaño (mandrillas y piscardos) e invertebrados, aunque también hay truchas.

Así lo ha anunciado hoy el consejero de Desarrollo Rural, Jesús Oria, quien ha actualizado los datos que aportó el pasado martes, cuando su departamento retiró la red de contención que había instalado en el río para recoger los animales muertos por el vertido e intentar controlar la sustancia tóxica.

El vertido, que se cree que podría ser amoniaco o una sustancia que contenga este producto, se localizó la tarde del pasado viernes en el río Besaya a la altura de Santiago de Cartes y afectó a un tramo de dos kilómetros, en dirección a Torrelavega.

La Consejería de Desarrollo Rural y el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil iniciaron las labores de recogida de los peces muertos en el cauce, así como de limpieza de la zona, además de abrir la investigación para buscar al autor de este vertido.

Oria ha reiterado hoy que aún se continúa con la investigación para determinar quién ha podido ser el autor y ha señalado que su departamento "no sabe de manera oficial ni extraoficial si en este suceso podría estar implicada una empresa de la zona".

El consejero ha señalado que el último recuento realizado por su departamento ha indicado que el número de peces muertos estaría entre 30.000 y 40.000, aunque ha aclarado que la mayoría son especies de pequeño tamaño y algunos invertebrados, que sirven de alimento a los animales más grandes como las truchas.

En este caso, ha dicho que se han recogido muertas en el cauce unos 110 kilos de truchas.

Oria ha insistido en que a pesar de este "desastre" se ha demostrado que la política de limpieza de los ríos que lleva a cabo su Consejería "está funcionando" y que la fauna de los cauces se está regenerando.

La Dirección General de Biodiversidad va a analizar ahora el agua del tramo afectado para conocer si es necesario repoblar de peces la zona, aunque Oria ha explicado que no queda vertido en el área afectada debido a la cantidad de agua que baja.

Incluso, ha dicho, ya hay peces en la zona donde se localizó el vertido.

En cuanto a la sanción que se pueda aplicar al autor del suceso, Oria ha recordado que dependerá de cómo se considere qué se ha producido, aunque ha señalado que se abrirá un expediente administrativo "y también, sin duda, de tipo penal".

Enlaces recomendados: Premios Cine