Día de celebración y despedida.

Contraste de emociones

Los representantes populares se amontonaron antes del mediodía en la entrada de la sede de la Mancomunidad mientras que la mayoría de los socialistas pasaron inadvertidos en el acto de constitución de la comisión gestora.

16.07.2011 | 00:55
Elías Bendodo, Margarita del Cid, Javier Arenas y Esperanza Oña. Elías Bendodo, Margarita del Cid, Javier Arenas y Esperanza Oña.

La dama de hierro lloró. Así la llaman algunos de sus compañeros de partido. Aseguran que no es frecuente ver emocionarse a la nueva presidenta de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol, Margarita del Cid. Pero ayer sus lágrimas protagonizaron la escenificación de un traspaso de poderes asumido pero doloroso para una izquierda cada vez más arrinconada en los espacios públicos.

Del Cid agradeció a Elías Bendodo su presencia y el llevarla consigo de su mano a todos sus triunfos. El recuerdo se extendió hacia el alcalde de Torremolinos, Pedro Fernández Montes, la persona que le dio su primera oportunidad en política. Justo en ese momento, su llantó brotó.

Escondidos y visibles
La sala de plenos de la sede de la Mancomunidad Occidental estaba repleta pasada la una de la tarde. Ya al mediodía, los cargos del PP se amontonaban en la entrada. Socialistas e izquierdistas pasaron más desapercibidos. Todos, unos más escondidos y otros más visibles, se amontonaron entre familiares y amigos para no perderse la constitución de la comisión gestora del organismo supramunicipal. Su función principal es la de gestionar la recogida de basura y el suministro de agua en la comarca. Pero, además, se erige como uno de los bastiones más codiciados de poder litoral, ya en manos de los populares.

En los bancos y entre los espectadores, Arenas y Bendodo en primera fila. Les acompañaba el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. También algunos diputados del Congreso del mismo color político.

El expresidente Juan Sánchez y el coordinador andaluz de Izquierda Unida, José Antonio Castro, no se arrinconaron entre las bancadas y permanecieron todo el acto en primera fila y junto a los máximos representantes del PP.

Todos los portavoces políticos tuvieron palabras de agradecimiento y de recuerdo para Sánchez, como figura clave y de consenso en el ente supramunicipal. Menos el vocal del Partido Socialista José Antonio Gómez. Quizá por olvido, se rumoreó más tarde.

La nube de fotógrafos y cámaras apenas dejó hueco para los corteses saludos de enhorabuena entre miembros de los distintos bandos. La familia y los amigos de Del Cid quedaron en un segundo plano. Se les reconocía por ser los únicos que se hacían fotografías a sí mismos. Para ellos, como para el PP, era un día de celebración.

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine