Delincuencia

Los investigadores creen que el objetivo del asesino de Mallorca era un sobrino de Hutch

La nueva víctima de la guerra de los Kinahan, asentados en la Costa del Sol, y los Hutch es un funcionario irlandés

20.08.2016 | 11:11

La Guardia Civil sospecha que el asesino de Costa de la Calma tuvo ayuda. Los investigadores creen que pudo tener un cómplice para escoger el momento propicio para el ataque y asegurarse la huida tras el tiroteo. Según esta hipótesis, el autor de los disparos fue avisado de que su objetivo había salido a la calle y era un buen momento para matarlo. Sin embargo, el gran parecido físico entre este hombre, Jonathan Hutch, sobrino del líder mafioso irlandés Gerry Hutch El Monje, y el turista Trevor O´Neill, de 41 años, habría propiciado que el pretendido ajuste de cuentas acabara de forma desastrosa.

O´Neill, funcionario del Ayuntamiento de Dublín sin ningún vínculo con las bandas enfrentadas, había llegado el sábado a Mallorca con su mujer y sus tres hijos de cinco, siete y doce años para pasar unos días de vacaciones en el mismo hotel que Hutch. Se conocieron porque los niños de ambos jugaban juntos en la piscina y los dos hombres trabaron cierta amistad. Una casualidad que acabó convirtiendo a O´Neill en víctima de la guerra abierta que mantienen los Hutch y los Kinahan, dos de las bandas criminales más poderosas de Irlanda, y que se recrudeció cuando Gary Hutch, sobrino de El Monje, fue acribillado en la Costa del Sol en un ajuste de cuentas de libro todavía impune.

Las pesquisas siguen centradas en identificar y localizar al hombre de la sudadera azul que el miércoles por la noche mató de un tiro al turista irlandés a las puertas de un supermercado, en la calle Santa Ponça de Costa de la Calma. Los investigadores están convencidos de que el ataque fue un encargo de los Kinahan, decididos a matar a cualquier persona vinculada con la banda rival. De hecho, el objetivo del crimen de Costa de la Calma no es, para la Policía irlandesa, miembro activo de la organización y el único motivo para acabar con su vida sería su parentesco con los líderes del clan.

Los investigadores tienen ya imágenes en las que se ve al asesino en los momentos previos al tiroteo, pero entonces iba ya con el rostro cubierto y su identificación es muy complicada. El crimen se produjo hacia las ocho y media de la tarde del miércoles, cuando Trevor O´Neill y Jonathan Hutch caminaban juntos por la calle Santa Ponça, unos metros por delante de sus familias. Un individuo se acercó a ellos corriendo y disparó. O´Neill solo presentaba un impacto de bala en la zona lumbar, que le causó gravísimas lesiones internas por las que murió poco después.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine