La Capitalidad desvela sus armas y aboga por recuperar solares vacíos

Málaga 2016 se apoya sobre siete «líneas fundamentales» que aprovecharán los espacios en desuso

01.07.2010 | 07:00
López Cohard y Ferrer, en los extremos de la imagen, con Cristina Roson y Xabi Rubiras.
López Cohard y Ferrer, en los extremos de la imagen, con Cristina Roson y Xabi Rubiras.

Quedan doce días para presentar el proyecto de la candidatura malagueña para 2016 y la Fundación Málaga Ciudad Cultural ha pisado el acelerador en esta carrera por el cetro europeo, con el anuncio de las siete líneas argumentales del programa cultural con el que la ciudad aspira a pasar la primera fase de la selección. Ha sido la primera en desvelar los epígrafes que sustentarán un proyecto que albergará todas las artes y que apostará por el aprovechamiento de los «vacíos urbanos» para el desarrollo de iniciativas culturales.
El presidente de la Fundación Málaga Ciudad Cultural, Juan López Cohard, y el gerente de la misma, Javier Ferrer, adelantaron ayer los «siete pilares» que sostendrán la candidatura (Ciudad del paraíso, Ciudad jonda, Edificando jardines, Tradición de futuro, En el peligro de la libertad, El deseo atrapado por la cola y Ciudad prodigiosa) y avanzaron que el eslogan del proyecto Málaga, ciudad infinita, como «una urbe que siempre se está haciendo y deshaciendo, que se reinventa y sale fortalecida y que no tiene límites», les permitirá llenar de cultura esos «espacios degradados»; que «esas heridas se conviertan en oportunidades», apuntó Ignacio Jáuregui, miembro del equipo redactor del proyecto.
Para ello elaborarán un listado de actividades y agentes culturales y otro de lugares degradados, tanto del centro como de los distritos, para llevar la cultura a todos los lugares de la ciudad, y firmarán convenios temporales con los propietarios para la cesión del uso a cambio del mantenimiento.
«Estas siete líneas argumentales son muy malagueñas, europeas y universales», detalló Jáuregui e informó de que cada una responderá a un día de la semana y su sello gráfico se vinculará a un color del arco iris». «La filosofía de cada una coincide con un dios de la mitología y cada día habrá un acontecimiento señero», agregó Cohard.
Ciudad del paraíso hace referencia a Málaga como «ciudad cosmopolita, acogedora e internacional». Ciudad jonda alude a la manera de vivir la cultura como improvisación y a los fenómenos culturales que no responden a un guión, sino que salen directamente del pueblo y que se estructuran sobre la marcha, en definitiva, a la cultura más indisciplinada. Edificando jardines «contacta la gloria de nuestras zonas verdes con los desastres urbanísticos y el desarrollismo incontrolado», dijo Jáuregui.
Tradición de futuro incide en «una de las fuerzas de Málaga» que es «mirar al futuro», mientras que En el peligro de la libertad resalta la capacidad que tiene la cultura de generar debate. El deseo atrapado en la cola es «el arte por el arte», y en Ciudad prodigiosa se busca el «enfoque contemporáneo de los rituales».
El equipo también recordó la referencia a la traducción cultural. «Se refiere a un conjunto de mecanismos que permiten poner en contacto a los diferentes, a gente de diferente origen, idioma y conceptos y que conviven en el espacio de Málaga».
Estas líneas se presentaron el pasado martes al Patronato de la Fundación Málaga Ciudad Cultural y en torno al 9 de julio se registrará el borrador en la Subdelegación del Gobierno de Málaga.

Enlaces recomendados: Premios Cine