Crítica de teatro

Ayer y hoy de un ciclo de humor

08.06.2013 | 01:41

VIII Ciclo de Humor
Teatro Cánovas

El Teatro Cánovas ofrece el VIII Ciclo de Humor, cuatro días, del cinco al ocho del mes, y bajo la premisa de ser «el ciclo más divertido de la ciudad de Málaga», «un evento consolidado»; más: «cinco compañías andaluzas, una de Sevilla y cuatro de Málaga, y una compañía de Madrid/Barcelona», «El carnaval en nuestra programación no puede faltar, como parte de la cultura popular que mantiene una gran afición entre los malagueños». Bueno, lo de consolidado parece mucho teniendo en cuenta la asistencia, y venderse como el más divertido de la ciudad supongo que es cuestión de marketing. Que lo forman cinco compañías andaluzas parecería cierto teniendo en cuenta que Malaje Solo son de Sevilla y las otras cuatro a que se refiere son las comparsas del carnaval de Málaga, aunque sinceramente desconozco si son compañías o formaciones (si bien por ellos no se paga entrada). La Madrid/Barcelona es la integrada por Pablo Puyol y David Ordinas. Dos compañías profesionales y un extracto de carnavales. Para ser un ‘ciclo’ no es muy extenso. Echando la vista atrás, ayer mismo como quien dice, se ofrecía una diversidad de espectáculos que se podía disfrutar en sus variados espacios desde la sala grande, al patio (para gran formato) o lo que se llamaba el ambigú (pequeño formato), etc. Incluso al principio hasta te podías tomar una copita sentado en el abarrotado velador. Otros tiempos menos consolidados.

En el día que asistimos, a las ocho de la tarde, cuatro gatos sentados en la platea, y los sevillanos de la compañía Malaje Solo con ¿Cuándo se come aquí? (101). Y como es cierto que tiene que haber espectáculo para todo tipo de espectador, éste –a pesar de lo que parecían querer conseguir los elaborados dichos y composiciones rimadas de humor sencillo– logró que algunos asistentes se rieran cada vez que se mencionaba culo, cagar y otras jocosidades escatológicos. Las más sutiles no las pillaba el respetable. El estriptis y la colaboración con el público también causaron gracia. A las nueve y media, y en la misma sala, Pablo Puyol y David Ordinas (la compañía Madrid/Barcelona) conseguía aumentar el número de butacas vendidas para su Venidos a menos. Lógico, Pablo Puyol es malagueño y muy popular. Pero eso sí, este espectáculo contenía la gracia y el ingenio capaz de gustar a todo público. Y eso que no se mordían la lengua con sus críticas. Pero la cercanía, la simpatía y los temas musicales chispeantes conformaban un espectáculo cercano y redondo. Después la sesión de murgas.

BIOGRAFÍA Tom Shone repasa en este libro cada uno de los filmes del director de Pulp Fiction, desvelando los detalles de su proceso creativo 


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'La mujer del pelo rojo', de Orhan Pamuk

ADEMÁS: Mayo del 68: cuando todo pudo cambiar | Ah Yi: anatomía de un vacío | Éric Vuillard: Conjura de necios 


Enlaces recomendados: Premios Cine