Hunter Davies

Correspondencia Lennon

El volumen 'Las cartas de John Lennon' compila buena parte de la correspondencia que el músico mantuvo con su familia, amigos, admiradores y otros miembros de los Beatles

26.10.2013 | 18:26
John Lennon, en la imagen junto a Yoko Ono, fue desde muy pequeño un escritor compulsivo.
John Lennon, en la imagen junto a Yoko Ono, fue desde muy pequeño un escritor compulsivo.
Hunter Davies
'Las cartas de John Lennon' (Cúpula, 29,95 €)


Un alma torturada Para el periodista Hunter Davies, que ha logrado que por primera vez se publicase la correspondencia privada e inédita de John Lennon, las cartas no contienen grandes revelaciones sobre el músico, pero sí dan pistas de cómo era su vida. «Se le ve como un alma torturada, pero también cómo se abre a los demás, cómo podía ser muy gracioso y las depresiones que a veces sufría». Todas las cartas que aparecen están reproducidas fielmente y traducidas.

John Lennon era un genio de los juegos de palabras. Una de sus ocurrencias más populares fue, precisamente, con la que bautizó a su grupo. La sugerencia de Stuart Sutcliffe de llamar a la banda The Beetles (Los escarabajos), fue rápidamente modificada por John, que cambiando una sola letra hizo que el ritmo (beat) cobrara protagonismo. Pero la autoría (al 50% entre Stu y John) del nombre de los Beatles es poco más que una anécdota si ponemos sobre la mesa la cantidad de canciones que firmó en sus 40 años de vida –tanto en solitario como junto a McCartney–, así como el número de escritos que dejó para la posteridad. Lennon era un escritor compulsivo que no dudaba en poner sobre papel todos y cada uno de sus pensamientos y ocurrencias. Esta pasión por las letras le hizo publicar dos libros, In His Own Write (1964) y A Spaniard in the Works (1965), ambos reflejo de su ingenio verbal y visual.

El periodista y escritor británico Hunter Davies, autor de la única biografía autorizado de los Beatles, compila en Las cartas de John Lennon más de 250 escritos, entre cartas, postales, cuestionarios y anotaciones, que atestiguan cómo se comunicaba el autor de Imagine con su familia, amigos, admiradores, periodistas, parejas y demás miembros del popular grupo. Entre estos escritos, la mayoría de ellos acompañados de dibujos, destacan las primeras cartas de enamorado que Lennon envió a Cynthia Powell, la que sería su primera esposa y madre de su hijo Julian; las palabras que remitía a sus más fervientes admiradoras, en las que nunca hacía alusión a su condición de hombre casado; parte de la correspondencia que mantuvo con su padre, Freddie Lennon, que hizo acto de presencia en la vida del músico en 1964, y las tremendas líneas que cruzó con McCartney tras el hundimiento del transatlántico beatle y el submarino Apple. «Espero que te des cuenta de toda la mierda que tú y el resto de mis amables y desinteresados amigos habéis lanzado contra Yoko y contra mí desde que estamos juntos», escribió a su compañero.

Las cartas, todas ellas reproducidas gracias al consentimiento de Yoko Ono, muestran tanto al genial y divertido Lennon como al más despiadado, que no consentía ningún ataque a su segunda mujer. «Yoko ha sido artista antes de que tú fueras una groupie», le responde a un fan en 1971. Además de las misivas, el libro contiene otro material, como listas de la compra o el listado de canciones escogidas para un concierto, que perfilan la personalidad de Lennon a la perfección. Como última curiosidad, el volumen recoge los últimos escritos que Lennon realizó el 8 de diciembre de 1980, poco antes de ser asesinado: dos autógrafos, uno en la solapa de su libro A Spaniard in the Works y otro dedicado a Ribeah, una técnico de sonido del estudio al que acudió ese día. «Para Ribeah, con cariño», dedicatoria que acompañó con una caricatura de él y Yoko, fue seguramente lo último que John Lennon escribió antes de volverse a topar con Mark Chapman –a quien firmó el álbum Double Fantasy al salir de su apartamento– cuando regresaba a casa.

Enlaces recomendados: Premios Cine