Interferencias

Belleza

27.12.2013 | 05:00

Hace algunos días, charlando con un amigo sobre la situación social actual, sobre la desesperación en la que se encuentran atrapados muchos amigos y conocidos, en una de esas conversaciones que tiene más de huida que de estrategia, irrumpió entre nosotros una frase que se quedó en el sustrato de mi pensamiento durante algunas jornadas más, agazapada entre los latidos y el ruido, a la espera de ese instante en el que, como Norma Desmond, su (re)aparición tuviera más sentido que nunca.

«Ellos nunca podrán entender la belleza», espetó. La complicidad y aliento de estas palabras mueven al mundo, buena parte de la historia de la literatura, de la filosofía, de quienes somos, a fin de cuentas, se ha edificado en torno al significado que arrastra. «Ellos nunca podrán€», así estuve durante horas, mientras trabajaba, mientras me deshacía en la intimidad del ámbito privado, mientras Gallardón intenta(ba) pasar por encima de mis derechos como ciudadana. «Ellos nunca€» y así, con el eco de esta frase burbujeando en mi memoria, cautivada por La gran belleza, de Paolo Sorrentino, por su mirada incendiaria y festiva, decadente y esperpéntica sobre lo que implica la experiencia de la vida, la frase salió a escena haciendo todavía más grande la propuesta estética y poética de Sorrentino, su delirio y enigma, delirio que nace del propio asombro que la vida ofrece. Enigma por lo que la vida tiene de imprevisible.

Entender la belleza. Pero, ¿qué es la belleza? Cómo definir un concepto tan ligado a la subjetividad y contexto, tan dependiente del tiempo que toca habitar, tan anclado a la memoria de la infancia. Acaso podemos entender la belleza sin saber exactamente qué es, cómo nos sublima una mirada, una respiración entrecortada o una sonrisa primeriza. Quizá. Pero quizá no sea eso lo realmente trascendente, quizá aquello que haga que la belleza sea tal reside en esa sensación indescifrable que, por segundos, logra separarnos del acontecer, desligarnos de una individualidad y ofrecernos el mundo, con su misterio, con su caos. Con su injusticia y simpleza. Pero mundo, al fin y al cabo.

Hojas secas mojadas (La isla de Siltolá, 2013), de Isabel Bono, no sólo calibra y mide la belleza en relación con una realidad concreta –que como todas puede ser tan múltiple como anhelemos- sino que la muestra a través de tantas identidades que la belleza se hace mayúscula, como la vida que Bono muestra a través de esos instantes poéticos y narrativos, armazón perfecto para uno de los títulos más originales y certeros. Un libro que es abismo y advertencia. Que pone cada palabra en su sitio. Un libro de nudos y aliento.

Cultura


El nuevo IVA del cine se incluirá en los PGE de 2018

La tasa bajará del 21% al 10%, según ha confirmado el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo

Benjamin Moser inaugura los encuentros de La Térmica

Benjamin Moser inaugura los encuentros de La Térmica

El nuevo programa de encuentros literarios del ciclo 451 que se llevarán a cabo desde septiembre a...

´Hansel y Gretel´ abre el nuevo ciclo de teatro infantil en el Echegaray

´Hansel y Gretel´ abre el nuevo ciclo de teatro infantil en el Echegaray

Los espectadores más pequeños podrán disfrutar de un total de 14 obras programadas entre...

"Todas mis obras hablan de la lucha del ser humano consigo mismo"

"Todas mis obras hablan de la lucha del ser humano consigo mismo"

La pasada edición del Festival de Teatro Clásico de Mérida acogió en julio el estreno de Calígula,...

DC: la cuna del cómic moderno

DC: la cuna del cómic moderno

A finales de los años treinta, la editorial DC marcó el nacimiento de la novela gráfica y dio vida...

La Fiscalía Anticorrupción pide 7 años de cárcel para ´Teddy´ Bautista

La Fiscalía Anticorrupción pide 7 años de cárcel para ´Teddy´ Bautista

También reclama 12 años y medio de prisión para José Luis Rodríguez Neri por el fraude en la SGAE

Enlaces recomendados: Premios Cine