Opinión

´El brillo de la mujer que todo lo hace fácil´, por Víctor A. Gómez

11.01.2014 | 05:00

Era una visión casi epifánica para un adolescente: una portada con una turgente Maribel Verdú, en ropa interior, de una revista de ésas que llaman para hombres –en este caso no había equívoco: hablo de Man–; el titular, puro y certero periodismo: «Maribel Verdú está imponente». Y tanto. Por aquel entonces, uno, impresionable, sí, pero tampoco lelo, veía artefactos como el El beso del sueño, de Rafael Moreno Alba, para descubrir y redescubrir a una jovencita pero mujerona, a una chica que era como la evolución cañí y súper hot de aquella fiera corrupia llamada Ava Gardner. Vamos, que uno veía a la Verdú y sudaba. Se podía haber quedado en eso, en confiar en la tersura de su maquinaria, esperando a que llegara el momento –Kathleen Turner dixit– del dilema de toda actriz: elegir que se le descuelgue la cara o que se le caiga el culo. Y he ahí el milagro de María Isabel Verdú Rollán: su cara se mantiene estupenda y el trasero –perdón, Pedro Larrañaga– me imagino que también. Pero es que le ha añadido a todo eso una carrera de muchos quilates, basada en la pausa y en la calma, guiándose por una agudísima intuición –¿para qué hacer el ridículo en Hollywood como muchas de sus contemporáneas cuando puede uno participar en Y tu mamá también?– y unas saludables ganas de arriesgarse –hoy muchos hablan del otro cine español y de Gente en sitios, de Juan Cavestany, pero ella apostó por él en la infravalorada Gente de mala calidad–. Y todo lo hace como lo hacen los profesionales de cualquier tarea que realmente valen la pena: como quien se ata los cordones, como si fuera fácil. Uno la ve ahora y sigue reconociendo el brillo en los ojos de aquella teen con brackets en La estanquera de Vallecas, pero con la belleza que traen la experiencia, la vida y las películas. Sin perder la sonrisa.

Debutó en el teatro sin poner la cara ésa que ejercitan muchos intérpretes de las tablas que parece que estén viendo a Dios –«el cine es mentira y frivolidad, la verdad verdadera está en el teatro y bla, bla, bla»: cuánto intenso suelto–, trabajó con Francis Ford Coppola y Alfonso Cuarón sin despeinarse pero sin faltar al respeto... Lo hizo sin creerse más que nadie pero tampoco menos. Y todo eso, siendo una chica que parece estupenda, que parece de charla amena y café que cunde. Me acuerdo hace unas cuantas ediciones del Festival de Málaga de las tribulaciones de algunos de sus trabajadores, que prácticamente se jugaban a los chinos el tener que acompañar en la cena a una actriz que todos, absolutamente todos aquellos curritos tildaban de insoportable, irritante y diva. Pues me da a mí que si estuvieran ahora ante la oportunidad de acompañar a Maribel Verdú habría tortas... Pero para conseguirlo. A los demás, a los que jamás nos tomaremos un café o compartiremos una cena con la Verdú, nos quedará siempre una próxima cita con ella, la chica que transformó la calentura en calidez, en el cine.

Cultura


Sus historias son un "espejo de la realidad"
La autora de "Sarah´s Scribbles": "No pasa nada por sentirse perdido a veces"

La autora de "Sarah´s Scribbles": "No pasa nada por sentirse perdido a veces"

En su nuevo cómic "Un bollito feliz", Sarah Andersen muestra situaciones de lo más cotidianas

Mucho más que libros infantiles para Navidad

Mucho más que libros infantiles para Navidad

Descubre los ejemplares más vendidos, creativos o educativos para sorprender a los más pequeños

Muere el actor alemán Peter Berling a los 83 años

Muere el actor alemán Peter Berling a los 83 años

Trabajó con directores como Fassbinder y Herzog - Escribió las novelas de la serie 'Los hijos del...

La Térmica llevará 108 actividades a 15 municipios de la provincia de Málaga

La Térmica llevará 108 actividades a 15 municipios de la provincia de Málaga

La Térmica intensificará para el próximo año 2018 su presencia en la provincia de Málaga añadiendo...

Iwasaki: "Las decisiones de la Academia nos hacen discutir"

Iwasaki: "Las decisiones de la Academia nos hacen discutir"

El jurado de la novena edición del Premio Málaga de Ensayo se decanta por la obra Las palabras...

La tercera convocatoria de Factoría Echegaray recibe 112 propuestas

La tercera convocatoria de Factoría Echegaray recibe 112 propuestas

Las obras seleccionadas para el primer semestre de 2018 son Bel canto, Maletas, De hienas y perros...

Enlaces recomendados: Premios Cine