Polémica

Morante se niega a matar un toro en protesta contra la policía en Marbella

El motivo: la actitud de la policía que sancionó a varios miembros de su cuadrilla por reducir a dos antitaurinos que se arrojaron al ruedo

11.08.2015 | 08:31
Miembros de las cuadrillas de los diestros participantes en la corrida celebrada en la plaza de toros de Marbella, reprimen la protesta de un "antitaurino" tras saltar al coso marbellí.

El torero sevillano Morante de la Puebla se negó a matar el quinto toro de la corrida celebrada este pasado domingo en Marbella, en protesta por la actitud de la policía, que propuso para sanción a varios miembros de su cuadrilla por reducir a dos antitaurinos que se arrojaron al ruedo.

Morante, después de cuajar una bella faena al quinto toro de Benjumea, se metió entre barreras haciendo gestos a la presidencia de que se negaba a rematarla con la espada.

Todo sucedió una vez que a la muerte del tercer toro, dos antitaurinos se lanzaron al ruedo y fueron reducidos con contundencia por algunos miembros de la cuadrilla del sevillano.

Una vez detenidos los "espontáneos", que fueron liberados momentos más tarde, en el callejón se vivieron continuas disputas entre el delegado de la autoridad y el equipo de Morante, que afeó a la policía la tardanza en reducir a los antitaurinos, y protestó por las posibles sanciones a sus banderilleros.

Dos turnos después, Morante expresaba públicamente su malestar dejando que sonaran los tres avisos tras cuajar la mejor faena de la tarde a este quinto toro.

Se da la circunstancia de que uno de los dos antitaurinos era el ya famoso Peter Hansen, súbdito holandés que intentó agredir al propio Morante el pasado jueves en Palma de Mallorca.

Durante los últimos días también se han vivido tensiones en Marbella por parte los activistas antitaurinos, que intentaron boicotear el desembarque de la corrida de hoy, llenando de pintadas la plaza durante varias jornadas consecutivas.

Finalmente, la manifestación antitaurina convocada para esta tarde fue desplazada por la delegación de gobierno a la zona del puerto.
En cuanto a la corrida, Rivera Ordóñez paseó sendas orejas del lote de más calidad, pero también muy justo de fuerzas. En su primero sufrió, además, una fuerte voltereta, de la que resultó con politraumatismos.

Por su parte, Alejandro Talavante se empleó en dos largos trasteos con dos toros desrazados y sin clase, a los que sacó más partido del esperado, para cortar también dos orejas.

Rivera y Talavante declinaron salir a hombros para acompañar a pie a Morante, que cortó una oreja de su primero, para dirigirse después a una reunión con el delegado de la autoridad, que confirmó la propuesta para sanción de los miembros de su cuadrilla.


Morante de la Puebla dejó un toro vivo como protesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine