Cine

El productor de 'Gladiator' podría rodar un filme en Málaga

Branko Lustig busca localizaciones en la ciudad para 'encarnar' a la Lima de principios del XX para 'Estación final', sobre la vida de la peruana Madeleine Truel, que salvó a centenares de judíos

22.09.2015 | 11:59
Branko Lustig.

La historia de una falsificadora de documentos

  • La historia de Madeleine Truel era absolutamente desconocida por los peruanos hasta que el periodista y escritor Hugo Coya la desveló en «Estación final». Entonces sus compatriotas descubrieron la vida y peripecias de una mujer que por participar en la Resistencia francesa acabó en diversos campos de concentración nazi –por cierto con la movilidad reducida tras sufrir el atropello de un vehículo de los alemanes–; allí se convirtió en la experta en falsificación de documentos de identidad, permisos de viaje y salvoconductos para los presos judíos. Las tropas alemanas detectaron sus actividades y la torturaron, sin que ella delatara a ninguno de los beneficiados por sus falsificaciones. Falleció golpeada en la cabeza por un soldado cuatro días antes de que finalizara la Segunda Guerra Mundial.

­Muchos todavía se acuerdan de aquella primavera del 2003, cuando Robert De Niro, Kathy Bates, Harvey Keitel, Pilar López de Ayala y Emilie Dequenne se paseaban por las calles de un centro de Málaga vestido de la Lima del siglo XVIII para la película El puente de San Luis Rey. Nuestra ciudad podría repetir jugada como la capital peruana, pero esta vez en su apariencia de comienzos del XX, en una nueva producción internacional con un gran nombre como aval, el de Branko Lustig, oscarizado productor de cintas como Gladiator y La lista de Schindler. La productora Transcend Entertainment quiere llevar al cine Estación final, el libro en que Hugo Coya cuenta la historia de la peruana Madeleine Truel y cómo fue declarada heroína de la resistencia francesa por salvar la vida de centenares de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. En una entrevista con el blog Lima Milenaria el propio Coya habló del proyecto: «Cuando invité al equipo a Lima todo lo que se veía eran casonas antiguas y al costado edificios monstruosos; hermosas plazas, junto a edificios que no guardan ninguna relación con el conjunto arquitectónico. Hasta que uno de los productores me dijo ¡Esto es un crimen! ¿Por qué han destrozado una ciudad con tanta historia?». De ahí que ahora Lustig y su equipo busquen una alternativa, que podrían ser nuestra ciudad y Vilna, capital de Lituania, avanza Coya. «Están buscando ciudades que hayan conservado mucho de su arquitectura, conjuntos arquitectónicos compactos, que representen esa época», ha añadido el autor, que lamenta que Lima se haya quedado sin la oportunidad de acoger un rodaje de este calibre. ¿El rebote beneficiará a Málaga?

Poco más se sabe del proyecto –ni los nombres del director y del reparto: hablamos de una fase temprana de preproducción–, salvo que el objetivo es estrenarlo en enero de 2017. Pero lo cierto es que estando detrás el sello de Branko Lustig, hablamos de una producción de quilates. Este croata que fue prisionero durante dos años de Auschwitz y otros campos de concentración figura en los créditos de La lista de Schindler (1993), El Pacificador (1997) y las cintas de Ridley Scott Gladiator (2000), Hannibal (2001), Black Hawk Down (2001) y Kingdom of Heaven (2005), trayectoria que, entre otros honores, le ha valido dos Oscar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine