Teatro Cánovas

La esencia y sueños de 'Rockberto' se suben al escenario

El espectáculo, en el que suenan seis canciones en directo, permanecerá en cartel –jueves y viernes– hasta el 18 de diciembre

25.10.2015 | 18:23
Rubio, Gonzalo Cano y Alejandro Sierra, detrás de «Rockberto».

La Sala B del Cánovas acoge hoy (21.00 horas) el estreno de esta obra que trata de indagar en la personalidad del cantante de Tabletom a través de su propia filosofía vital y su música. Una marioneta creada por Ángel Calvente devuelve a la vida al mítico Roberto González en este montaje dirigido por Sergio Rubio.

­Desde mucho antes de que nos dejara, en junio de 2011, Roberto González era parte del patrimonio de su ciudad. El líder de Tabletom fue una persona querida y admirada por todos. En su presencia el mundo se convertía de inmediato en un lugar más sencillo y divertido. Su filosofía de vida le llevó a la música y la poesía, y de esta forma se convirtió el artista anárquico, guasón, gamberro y soñador que permanece en el recuerdo del universo cultural malagueño.

Persona y personaje confluyen en Rockberto, título de la obra que hoy (20.00 horas) se estrena en la Sala B del Teatro Cánovas, donde permanecerá –jueves y viernes– hasta el próximo 18 de diciembre. El cantante de Me estoy quitando cobra vida gracias a una marioneta de Ángel Calvente que dejó sorprendido al director de este montaje, el dramaturgo malagueño Sergio Rubio. «Fue en la obra Sangre de Lobo, que escribí para La Mandrágora Teatro, cuando aparece por primera vez esta marioneta. Roberto había fallecido hacía poco tiempo y nada más verla pensé que merecía un espectáculo por sí misma», confiesa.

Pero Rubio advierte que no se trata de un biopic, «ni un recorrido biográfico sobre Roberto», ya que este montaje se adentra en su mundo interior, «en el universo de lucidez, locura y eclecticismo que refleja su esencia».

La obra nace del trabajo colectivo de Sergio Rubio, Alejandro Sierra Bola y Gonzalo Cano Flamarique Gon. Éstos dos últimos son los encargados de manipular y dar vida al protagonista de gomaespuma. Sierra, que presta su voz a Rockberto –reproduciendo sus chascarrillos y sentido del humor espontáneo a la perfección– reconoce el respeto que le merece este papel, ya que mantuvo una constante relación con el cantante de Tabletom durante los últimos diez años de su vida. «Es muchísima responsabilidad darle voz, reproducir sus gestos y cantar como él. Al principio de daba un poco de vértigo, pero poco a poco he ido sintiéndome más cómodo».

El apartado musical se completa con los músicos Javier Viana, Jorge Burgueño y David Mena, quienes hacen sonar temas como Tipos duros, Algo así como un tango, Vampiro y El reggae del amor. A los compañeros de banda de Roberto González, los hermanos Ramírez –Perico y Pepillo– les «pareció muy bien» la propuesta, apunta Rubio, que espera que acudan «y que disfruten con ella».

Málaga y el arte. Lejos que ser un homenaje – «a él no le hubiera gustado que lo fuera»–, la obra deja en el aire una reflexión sobre la creación artística en la ciudad de Málaga. «Nos preguntamos si merece la pena hacer arte en esta ciudad», destaca el dramaturgo, que adelanta que la obra «transita muchos lugares y las últimas ensoñaciones de Roberto».

El coordinador del Cánovas, Antonio Navajas elogió el trabajo de esta producción que, según confesó, «ya ha captado ya la atención de dos distribuidores», con lo que es más que probable que Rockberto recorra muchas más salas de teatro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine