Balance del año taurino

Fortes, en la cúspide del escalafón local

Complicada temporada para los profesionales taurinos de la provincia, que no alcanzan los puestos altos del 'ranking' nacional, copado en lo cuantitativo por El Fandi con 67 corridas, 151 orejas y 6 rabos

27.10.2015 | 17:44
Fortes en Las Ventas.

Saúl Jiménez Fortes ocupa el puesto 31 y Salvador Vega, el otro local, el 47. Sólo destaca Joaquín Galdós entre los novilleros – La posición de Fortes, más meritoria al tener en cuenta que cortó la temporada por una cogida

­Aún teniendo que terminar de forma dramática la temporada  el 16 de agosto por la grave cogida sufrida en la localidad salmantina de Vitigudino, Saúl Jiménez Fortes ha sido el torero malagueño que más paseíllos ha realizado en la recién concluida temporada de 2015.

El escalafón de actuaciones en plazas de toros de España, Francia y Portugal refleja que el espada pudo completar un total de catorce compromisos; que se habría ampliado en unas veinte corridas más de no ser por el percance. También ha sido el diestro local que más veces ha estado anunciado en plazas de primera categoría, con un total de cuatro, que se unen a las tres de segunda y siete de tercera.

Fortes ha terminado en trigésimo primera posición de un escalafón comandado esta campaña por El Fandi con 67 corridas, 151 orejas y 6 rabos. Hay que bajar hasta el puesto cuarenta y siete para encontrar a otro matador nacido en nuestra provincia, como es Salvador Vega. El torero de Manilva ha sumado 8 actuaciones, siendo una de ellas la sustitución de Jiménez Fortes en La Malagueta. Estas cifras quedan muy lejos de las veinte contrataciones que a principios de año le firmaron en exclusiva sus entonces apoderados, Manuel Ángel Millares, José María Rodríguez y el diestro retirado Tomás Campuzano.

El no cumplirse las expectativas que le habían creado tanto en número de festejos como en la categoría de las plazas (salvo las dos de Málaga, el resto de las corridas han sido en cosos de tercera), le ha llevado a romper la relación de apoderamiento e iniciar una nueva etapa de la mano de nuevos mentores que sepan rentabilizar sus buenas actuaciones taurinas.

Precisamente la última corrida de Vega en esta temporada fue el pasado 11 de octubre en Fuengirola, ya por libre, donde coincidía con otro torero de la tierra como es David Galán. En el que ha supuesto su retorno a La Malagueta tras años de ausencia, su temporada vestido de luces se ha limitado a nuestra provincia, ya que su tercer paseíllo tenía lugar en Marbella. No obstante, Galán también ha viajado a Perú en medio de la temporada para torear con gran éxito en dos corridas en Tacabamba, y ha participado en diversos festivales.

También tres fueron las oportunidades que le ofrecieron al joven Fernando Rey, que tomaba la alternativa el 25 de julio en Santander; si bien con anterioridad ya había cumplido con otros tres compromisos como novillero, dos de ellos en Las Ventas. Pese a ser uno de los toreros más esperanzadores del escalafón, el de Torremolinos ha acusado el habitual parón que sufren muchos toreros al doctorarse.

De entre un total de 178 toreros que se han vestido una vez de luces en este ejercicio, hay  47 que lo han hecho en una única ocasión. Entre ellos hay tres malagueños, como son Maripaz Vega (que toreó una corrida en Villanueva del Rosario y participó en diversos festivales) o Rafael Tejada, cuya única oportunidad llegó en una plaza de segunda categoría como es la Mezquita del Toreo de Melilla.

El caso más llamativo puede ser el de Javier Conde, que sólo ha toreado una tarde, y además en una plaza de escasa repercusión como es la de Checa (Guadalajara). Pese a su trayectoria y veteranía, además de contar con un nombre ya consolidado entre los profesionales taurinos, los malos resultados obtenidos en las últimas campañas están resultando un lastre para un diestro con el que por primera vez en muchos años no se contaba en Málaga. Conde sigue siendo reclamado para participar en numerosos festivales; así como se ha prodigado por América.

La situación mejora en el caso de los novilleros, sobre todo porque Joaquín Galdós  ha terminado en el podio tras participar en un total de 31 festejos en su primera temporada completa con picadores (el líder fue Ginés Marín con 40). Pese a ser peruano de nacimiento, la afición malagueña lo considera como un torero suyo al haberse formado en la Escuela Taurina de la Diputación y residir desde hace años en Fuengirola. Además, hay que resaltar que en hasta 10 ocasiones ha comparecido en cosos de máxima categoría.

Entre los nacidos en Málaga, sólo José Antonio Lavado ha conseguido torear más de una tarde, concretamente dos (la de su debut en Benamocarra y la de La Malagueta); aunque también viajó a Aguascalientes (México) para torear una novillada.

La dureza de este escalafón, lastrado por las pocas oportunidades (particularmente en la provincia de Málaga donde  únicamente se han anunciado dos novilladas picadas en todo el año), queda reflejada en nombres como el de Antonio Santana, cuyo esfuerzo durante muchos años se ha visto premiado con una única oportunidad en San José del Valle (Cádiz). Otros, como Curro Mázquez, ni siquiera han tenido esa oportunidad y se han tenido que conformar con verse anunciado en algún festival de forma aislada.

No mejora el panorama entre los rejoneadores, un escalafón saturado con más de un centenar de profesionales, y en el que el veleño Ferrer Martín ha participado en cuatro espectáculos y José Antonio Mancebo en solo uno. A todo un mundo de los 49 paseíllos que ha realizado Hermoso de Mendoza...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine