Actor

"Nunca he tenido mucho éxito con las mujeres"

Gabino Diego ha protagonizado algunas de las películas más importantes del cine español de los años 80 y 90

15.11.2015 | 13:40
El actor Gabino Diego.

Ahora representa la comedia dramática 'Nuestras mujeres', junto a Antonio Garrido y Antonio Hortelano

¿Qué temas aborda Nuestras mujeres?
En la obra somos tres amigos que se juntan para jugar la partida de cartas habitual. Uno de ellos se retrasa y da la noticia de que ha matado a su mujer. A partir de ahí vemos que la amistad de estos personajes no es tan sólida y empiezan a quitarse las caretas. No es una obra que aborda la violencia de género. Es una comedia dramática, un drama cómico.

¿Cómo son los hombres de la obra?
La obra es una crítica a la clase social media-alta francesa. El público sale del teatro pensando lo que ha visto, porque te lleva para arriba y para abajo y te brinda un montón de sorpresas. En el espectáculo hay continuos giros.

¿Qué supone ser un hombre hoy en día?
No lo sé, eso me preguntan siempre. Lo que creo es que el hombre se tiene que adaptar a los tiempos que estamos viviendo porque la mujer ahora mismo está ocupando un puesto y hace cosas que no le permitían antes. El hombre no es el rey de la casa como nos han dicho desde pequeñitos.

¿Cuándo desaparecerá una lacra como el machismo?
Será complicado desprendernos del machismo porque lo tenemos muy metido desde hace muchos años. Pero creo que cada vez estamos mejor. Yo siempre he sido una persona bastante tolerante.

Siempre ha estado cómodo en la comedia. ¿Hacer reír es un sueño siempre hermoso?
Poder hacer reír a la gente es una maravilla. De todos modos lo que tiene que hacer el actor es de intermediario entre el autor y el público, es decir, tiene que hacer reír, enternecer, enfadar... hacer vivir emociones al público.

¿Qué le ha descubierto su personaje, Paul?
Paul es médico, reumatólogo y con dolores de espalda. Es el personaje más maduro que he hecho en mi carrera. En Francia –la obra allí ha sido un éxito y se ha llevado al cine– la protagonizan actores mayores que nosotros. No soy médico pero mi hija tiene la misma edad que mi personaje. Desde el primer momento en que leí el texto, me gustó mi personaje. Tiene muchos registros y se sitúa entre la locura y la ternura.

¿Qué tiene el texto de Eric Assous para ser «un alarde de dramaturgia»?
Me parece maravilloso cómo pasa de situaciones muy dramáticas a otras muy cómicas, incluso a momentos de clown. Sorprende constantemente. Interpretarlo es una gozada. Los continuos giros inesperados hacen que el personaje se convierta en otra persona. Assous tiene mucho dominio de la dramaturgia. El espectador está pillado de principio a fin, y eso también es mérito del director, Gabriel Olivares.

¿Es una obra solo para mujeres?
A las mujeres les gusta mucho porque ven a tres hombres mostrando sus sentimientos, como si fueran tres mujeres. Pero es una obra para todo el mundo. Lo que sí es verdad es que una obra de teatro que no guste a las mujeres es un fracaso. Igual que una película, si no gusta entre las mujeres dudo mucho que tenga éxito. Las mujeres son las que realmente llevan al hombre casi siempre al teatro o al cine. A las mujeres les gusta que les cuenten historias, lo necesitan. Lo he visto con esta obra, donde se reúnen hasta quince mujeres para ir a la función. No sé si será porque tienen una parte más sensible.

¿Qué admira de las mujeres?
La ternura, su mayor vinculación a los sentimientos y que puedan hacer dos cosas al mismo tiempo. Si tuviera una empresa me gustaría que estuviera formada por mujeres. A mí las mujeres siempre me han ayudado mucho. Siempre me he sentido protegido por ellas.

¿Cuáles son sus armas de seducción?
Buff, complicado. De entrada ser yo mismo y tratar de... No sé... Nunca se me ha dado muy bien... nunca he tenido mucho éxito con las mujeres. Esa es la realidad, tal vez porque siempre haya estado en un colegio de chicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine