Flamenco contemporáneo

Rocío Molina conquista el Pompidou

La bailaora malagueña regresó a su tierra tras dos años de ausencia con 'Impulsos'

28.12.2015 | 09:08
La bailaora Rocío Molina, momentos antes de su actuación ayer en el Museo Pompidou.

Su baile y su flamenco contemporáneo se convirtieron ayer en una obra más del museo y su duende se desencadenó por cada uno de los rincones del edificio

­Dos años sin pisar tu tierra es mucho tiempo y más cuando tu baile y tu talento se han hecho grandes en los escenarios de medio mundo quedando huérfana de ello la ciudad que te vio nacer. La bailaora de flamenco Rocío Molina se comió ayer el Centre Pompidou Málaga por los pies. Con su arte iconoclasta y su flamenco innovador, Rocío ofreció ayer en este museo sus Impulsos, uno de esos que ya interpretó en un banco de Central Park, la ribera del Támesis o una cárcel francesa. «Llevamos tres años haciendo Impulsos en sitios muy pintorescos, en barrios discriminados para que la población tenga más acceso a la cultura y en enclaves únicos de diferentes ciudades del mundo», señaló la artista.

Y es que los Impulsos de esta bailaora son golpes de salero cargados de genialidad y de improvisación. «Se trata de un concepto totalmente diferente al de un espectáculo, la preparación para estas performances es totalmente diferente, aquí no hay ensayos», añade Molina.
Enfundada en sus tacones y con ese garbo único que tiene para bailar, fue trazando una coreografía que nació en el momento. La bailaora estuvo acompañada por su palmero Oruco y por su cantaor y bajista José Ángel Carmona. «Se trata de jugar con ideas, momentos e instantes. Lo más interesante de estos impulsos son lo que queda y la percepción en la gente de que el arte requiere esfuerzo, no sale de un día para otro», anunció.

Rocío se convirtió en una obra más del Pompidou. Cautivada por el cubo desde que visitó el museo por primera vez, se entregó a lo contemporáneo y al calor de sus paisanos que pudieron asistir al acto, unos afortunados ya que las entradas para ver el espectáculo de la malagueña se agotaron en pocas horas.

Desde Oro Viejo, Rocío no ha tenido la oportunidad de mostrar su arte en Málaga. Sin ser profeta en su tierra, ayer se dejó la piel en una cita con los malagueños muy especial para ella. «Dije que sí desde el primer momento. Me encantaría poder mostrar mis últimos espectáculos en Málaga, ya que son los que más me han aportado en mi carrera. Me entristece que mi gente y mi pueblo no puedan ver esa parte de mí», señaló Molina.

El de ayer fue uno de los eventos culturales más importantes de la agenda navideña malagueña. Rocío Molina conquistó el Pompidou, de eso no cabe duda. Sólo queda volver a ver su nombre en algún cartel malagueño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine