A fondo

"Quiero mostrar que nuestro lugar de origen es sólo una gota en el océano"

Entrevista al periodista y escritor Bosco Esteruelas, que presentó en el Ateneo su nueva novela 'Retorno a Zumaia'

28.01.2016 | 05:00
Bosco Esteruelas, ayer.

Comunicador polifacético

  • Bosco Esteruelas nació en Zaragoza en 1951. Es periodista y escritor. Ha ejercido como responsable de comunicación en la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional. También ha trabajado como corresponsal en Roma, Washington y Londres con la Agencia EFE. Además de trabajar en el periódico El País como editorialista y corresponsal en Tokio y Bruselas ha sido portavoz de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura). Actualmente se dedica a la literatura y ha escrito cuatro novelas.

Presentó ayer en el Ateneo de Málaga su nueva novela, Retorno a Zumaia. Un alegato contra el fanatismo político en el que Esteruelas trata de abordar el perdón y arrepentimiento terrorista desde la óptica de una viuda de un pintor nacionalista moderado vasco y su nieto, un militante etarra encarcelado.

El escritor y periodista Bosco Esteruelas da un nuevo paso en su larga trayectoria profesional. Decidido a dedicarse exclusivamente a la literatura, desde 2011 ha escrito tres novelas y, ahora acabar de presentar la última, Retorno a Zumaia. El comunicador nos traslada las ideas y sensaciones que quiere trasmitir a través de este relato sobre el fanatismo y el nacionalismo.

¿Qué pretende trasmitir con esta novela?
Es una novela centrada especialmente en el País Vasco, concretamente en un pueblecito cercano a San Sebastián, Zumaia, que siempre ha sido considerado como uno de los graneros de ETA. El libro es un alegato en contra del fanatismo político y sobre la condena que conlleva el imponer tus ideas a través de la violencia y el crimen. Lo narra una viuda de un pintor vasco moderado próximo al PNV, junto al relato de uno de los nietos de ella que empezó a coquetear con la kale borroka y que posteriormente acabaría afiliándose a ETA, condenado y detenido. Con esta novela quiero mostrar el absurdo del nacionalismo, de hacer hincapié en la identidad de un pueblo porque has nacido ahí. Cada persona nace en un sitio diferente por casualidad, por lo que es absurdo que a través de tu identidad nacional excluyas a los demás porque consideres que tu ciudad es única. La viuda, harta del fanatismo y del mal, decide irse del pueblo y viajar por todo el mundo. A través de esta vertiente humana trato de hacer ver que es necesario viajar y abrir la mente. Se trata de mostrar que nuestro lugar de origen es simplemente una gota en un océano.

Su relato, Todo empezó con Obdulio , desató una gran polémica porque dirigentes de El País, medio en el que usted trabajó, se dieron por aludidos. ¿Qué buscaba con esa obra?
Yo ficcioné ese relato, es algo fantasioso y exagerado, dado que todo lo que relato ahí no es cierto. Es un cuento que simplemente describe la vida de un niño canario con problemas afectivos que a lo largo de su vida va siendo un poco trepa y llega a lo más alto. ¿Cómo llega hasta ahí? Pues halagando a los superiores... El famoso yes man. Escribí este cuento por mero divertimento mío y sin aludir a nadie, pero se ve que a mis superiores no les sentó bien, y estuve un tiempo en el vacío. Lo que hace difícil la situación de un periodista es que trabaja en medios que teóricamente son voceros de lo que no funciona. Además, la situación política por la que está pasando ahora mismo nuestro país pone en una situación muy delicada a los medios de comunicación. La verdad es que esta profesión es muy atractiva, pero muy frustrante.

Ha trabajado en diferentes países. ¿Ha apreciado diferencias en la política de otros países con respecto a España?
Creo que los españoles tenemos tendencia al dramatismo y a la autoflagelación, pero esto no debe hacernos olvidar que la corrupción se encuentra en todas las esquinas. Comparado con otros países, la situación aquí es mucho peor. No creo que estemos tocando fondo, porque afortunadamente se están destapando todos los casos de tropelías políticas. Es necesario que salga toda la porquería para que todos los ciudadanos sean conscientes de lo que ocurre.

Recientemente ha decidido residir en Málaga. ¿Por qué este traslado?
Málaga está viva en todos los aspectos. Y pienso que es la ciudad con mejor calidad de vida en España. Pero soy culo inquieto y cada tres o cuatro años?¡boom! Aunque ya voy teniendo una edad y estoy bien aquí. Tengo casa en Madrid y supongo que sería mi base, pero a mí me encanta el mar, necesito el mar y Madrid no tiene.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine