Regresa Málaga 451

Los libros quieren seguir siendo noctámbulos

Cuatro horas de diálogos entre autores, microteatro y conciertos con nombres propios como los de Roncagliolo, Zeldin, Almudena Grandes, Andrés Trapiello o Juan Cruz

17.03.2016 | 01:49
María Eloy García, Víctor González, Txema Martín, Antonio Soler, Gemma del Corral y Salomón Castiel presentaron ayer en La Térmica la agenda de actividades de Málaga 451.

Las notas al pie de una velada literaria

  • Música: Palabras y melodías igual a canciones
    La Térmica dispondrá un escenario al aire libre en el patio de la Biblioteca para disfrutar de la música de Francisco Nixon y la presentación nacional del disco Así habló Nadiuska, de The Black Lennons, entre otros. Ojo también a la pinchada de Bob Stanley, alma mater de los imprescindibles poperos británicos Saint Etienne.
  • Sands de librerías: Para «shoppear»
    La Noche de los Libros también será un buen momento para echar mano del monedero: habrá puntos de venta de volúmenes, gracias a la colaboración de las librerías malagueñas, que ofertarán sus libros con un descuento del 5% y estarán tematizadas representando cada una un género literario. Estarán presentes los establecimientos de Librerías Atenea, Cómic Stores, Rayuela, Proteo, Luces, Casa del Libro, Q Pro Queo, Fnac, el Corte Inglés y Mapas y Compañía.
  • Restauración: La palabra, con comida entra
    También se habilitará una zona de restauración con productos de la provincia ofrecida por Sabor a Málaga. Se contará con un menú diseñado para esta ocasión por los chefs Ignacio Carmona y Alejandra Catering. ­
  • Otros espacios: Zona infantil, microteatro y exposiciones
    Málaga 451 contará con una zona infantil en la que se realizarán actividades como talleres de poesía, conciertos y lecturas. Otra sala acogerá microteatros de 20 minutos sobre Doña Ana Tenoria y Don Quijote, y otro espacio estará dedicado a la exposición Salvador Dalí y Don Quijote, la cual estará presente en La Térmica hasta el 18 de abril.
  • El sector: Emprendedores y editoriales
    Uno de los patios interiores del centro de la Diputación de Málaga acogerá las presentaciones de diez proyectos emprendedores relacionados con el mundo editorial; será la PechaKucha de Málaga 451. Además de una selección de editoriales malagueñas, se ha invitado a Editorial Delirio, Aristas Martínez y Plataforma, presente y futuro del mercado en nuestra ciudad.

­Estamos acostumbrados a que la palabra festival se aplique a disciplinas artísticas como la música y el cine, pero no tanto a la literatura. Por eso sorprendió y gustó tanto la primera edición de Málaga 451: La Noche de los Libros: la iniciativa de la Térmica, ideada y coordinada por el periodista y gestor cultural Txema Martín, consiguió desapolillar el ambiente que muchas veces ahoga las actividades relacionadas con las letras y demostró que los libros pueden ser, claro que sí, argumentos para una agenda cultural fresca, lúdica, lúcida y entretenida. Más de 3.000 personas disfrutaron de la velada y los libreros de los stands hicieron una suculenta caja. Normal que se haya programado una segunda edición; normal que, además, ésta sea más ambiciosa y busque el acento internacional. La cita, el 8 de abril.

Vayamos a los nombres, gran atractivo de este tipo de jornadas. La nómina de autores invitados a la segunda Noche de los Libros reúnen seis Premios Nacionales, cuatro Premios Nadal, dos Premios Herralde,una Orden del Imperio Británico y la Legión de Honor Francesa, entre otros reconocimientos. Traducimos: pasarán por la Térmica el historiador y pensador Theodor Zeldin –autor del indispensable Una historia íntima de la humanidad–, el escritor peruano Santiago Roncagliolo –uno de los grandes retratistas del siglo XX latinoamericano, capaz de tejer thrillers, telenovelas y reportajes periodísticos siempre desde la pasión y las ganas de absorber al lector–, y un puñado de nombres que habitan entre lo masivo y los círculos literarios más exigentes (Almudena Grandes, Antonio Soler, Felipe Benítez Reyes, Juan Francisco Ferré, Chantal Maillard, Lucía Etxebarría, Laura García Lorca, Eduardo Mendicutti, Juan Cruz y Pablo Carbonell, que asistirá como firmante de su novela El mundo de la tarántula). Y un guiño al cómic, reivindicado como arte también mayor, como libro (Paco Roca y Pepo Pérez).

Entre todos ellos se entablarán diálogos sobre lo estrictamente literario o no –algunas charlas indagarán en las concomitancias entre lo audiovisual y la narrativa, por ejemplo–, buscando ofrecer una visión en profundidad de la realidad literaria sin perder de vista lo entretenido y lo cercano. Los que asistieron a la charla entre Vicente Luis Mora y Fernando Castro Flórez de la primera edición tendrán claro cuál es el tono pretendido.

Pero habrá mucho más en la agenda de sólo cuatro horas de Málaga 451 –ver la pieza lateral–. Y todo, en honor de la tan a veces maltratada letra impresa, en tablet o como se quiera. Que el año pasado se vendieran, en 240 minutos, más de 700 libros en los stands de las librerías malagueñas dispuestos en la Térmica –o sea: el 25% de las personas que asistieron picaron– es el mejor balance y la prueba de la utilidad de la iniciativa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine