Vida y milagros de un zurdo

Zocato al borde de un ataque de nervios

09.04.2016 | 05:00

La fe está ligada a la esperanza, una esperanza que cree lo que no ve, pero se entrega plenamente ante una certeza en la cual la razón se doblega. Y así perpetuamos constantemente el masoquismo musical de hacer un disco o una carrera artística. Que no estamos buenos de la cabeza es una realidad, que en la balanza de pros y contras lo único que sostenga el lado bueno sea una certeza invisible que nadie ve nada más que tu, que cuando se hace tangible todos decían haber visto desde un principio. En el otro lado de la balanza, créanme que falta plato para sostener los contras, desde la incomprensión, la ingratitud, las envidias, la falta de una industria inexistente, el ostracismo de los medios más pendientes de los dictámenes de los modernos independientes ya dependientes de cualquier vicio, el envoltorio ante el contenido por encima de todas las cosas.

Se ha muerto Manolo Tena, otro claro ejemplo de lo que os vengo a decir, los que se suben al tren cuando va a toda pastilla, pero en el momento que descarrila si te he visto no me acuerdo y cuando falta - como en los velatorios de pueblo – con un «que bueno era» y un «no somos nadie», ya están cumplidos. Estés donde estés que descanses en paz maestro.

Una semana de locos oiga!, que me ha tenido al borde del ansiolítico, sacar un disco al mercado con todos los honores en solitario es un peñazo de los grandes, sobre todo cuando vas con el tiempo justo y la presentación a dos semanas vistas y no tienes a nadie en quien delegar el trabajo sucio. Que si los códigos de las canciones, la referencia del disco, el depósito legal, el código de barras, la subida a plataformas digitales que parece que estás haciendo los planos de un acelerador de partículas. El trabajo del diseño de la carpeta ha corrido a cargo de Ink Bad Company o lo que es lo mismo J.C. Guerrero, ilustrador de la vieja escuela de la tinta y la trama, el lápiz y el cincuenteo que más nos gusta. El pobre con tanto trabajo encima ha sido una odisea que le metiera la plumilla al asunto, pero yo quería que estuviera si o si para este disco, para cuadrar el círculo desde las canciones hasta el diseño, no podía conformarme con cualquier cosa, o una foto en la portada como Jose Luis Perales, con todos mis respetos. Pues in extremis ha conseguido su cometido, a sabido aunar toda la imaginería del un servidor, con el concepto del disco y la unión entre la capital del reino y la capital de la costa del sol, trabajo impecable que le ha dado la excelencia final a este trabajo que me está costando la salud.

Pero bueno, el disco está en camino y la banda está en capilla esperando la gran noche de presentación, donde tendremos el gusto de tener a Adolfo Caimán que ha tenido la deferencia de acompañar con su guitarra las canciones acústicas y a Daniel Hidalgo con su saxofón rockero que hará las delicias del respetable con su forma de dejarse la piel en escena. Desde aquí gracias a todos los que estáis apostando desde el minuto uno por este disco que ya tenéis vuestra entradas y estáis haciendo posible que estemos al borde de un sold out a veinte días del evento. Un servidor aparte de su ataque constante de nervios por que esté todo previsto para ese día se siente muy orgulloso de tirar del carro de algo tan bonito, que ha costado tanto sudor y lagrimas sacar adelante y que por fin va a llegar a buen puerto, un camino de enseñanza para saber sobre todo lo que no se tiene que hacer y lo que se debe, hacerlo bien desde primera hora, la próxima cita antes del evento será el próximo sábado 16 en la plaza de la Constitución dentro del MAF donde tocaremos algunos temas del disco nuevo para abrir boca y desfogar tensiones. El que teme sufrir ya sufre el temor que diría algún sabio chino, bendita locura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine