Festival de Málaga

El cine malagueño despunta en su justo momento

El sector audiovisual local está cada vez más presente en las secciones del certamen - No ha sido siempre así, pero todos reconocen que los tiempos están cambiando - Hablamos con varios cineastas malagueños sobre su relación con el festival

18.04.2016 | 02:15

«Para mí el festival ha sido siempre como algo que estuviera sucediendo muy lejos de aquí». La frase del director malagueño Ignacio Nacho viene a resumir un sentir muy extendido durante muchos años entre los profesionales locales del sector audiovisual, desde actores y directores a productores, guionistas y operadores de cámara. Puede que los recién incorporados no lo vean hoy así, pero durante muchos años la única ventana que el certamen ofrecía a los creadores malagueños era la sección de Videocreación, hoy renombrada Cortometrajes Málaga. «Ahora me encanta que nos den un poco de cobijo para presentar nuestros proyectos, pero siempre hemos mantenido una relación extraña», remata el cineasta, que durante la nueva edición del certamen presentará los detalles de su nueva película, El intercambio, una comedia cuyo rodaje arrancará en verano.

Durante la sesión de fotos para este reportaje, Ignacio Nacho debate con otros compañeros de profesión sobre cómo el Festival de Málaga les ha servido, o no, de impulso y estímulo para el desarrollo de sus oficios. La mayoría coincide en que durante mucho tiempo fueron invisibles y también reconocen que en los últimos años «las cosas han cambiado». Así lo cree Isa Sánchez, guionista de 321 días en Míchigan, la primera película netamente malagueña de la historia del festival en participar en su sección oficial, y realizadora de cortos como Cinema Parabicho o documentales como Trinidad Grund: una historia sumergida. «Nos sirvió mucho que la película estuviese en sección oficial para contactar con cadenas de televisión y poder arrancar varios proyectos más. Y eso va de la mano de mi trabajo», explica.

El director y guionista Daniel Martín Novel, responsable de cortos como Senderos, Mala semilla y el largometraje documental Solsticio, reconoce tener «el corazón un poco dividido respecto al festival», ya que si bien considera que le han tratado muy bien en todas las ocasiones en las que ha participado –siempre en Cortometrajes Málaga–, no entiende que exista una sección dedicada a los cortos malagueños distinta a la sección oficial. «Da la impresión que es como una especie de compensación. Está muy bien que nos brinden ese apoyo, pero creo que la sección sobra. Si tenemos nivel, pues entramos en la oficial. Y si no, pues nada. La idea es que se trate a todo el mundo con el mismo rasero», argumenta. Ignacio Nacho, que le escucha atento, puntualiza: «Es verdad que tenemos la extraña sensación de estar comiendo en la mesa de los niños. Y eso es raro».

El productor y director Ezekiel Montes se incorpora más tarde a la charla. Acaba de participar en la presentación de Procinema, en la que diez compañías locales de producción han decidido fusionarse para defender de forma conjunta sus intereses. Montes, que este año continua con la serie Akemarropa, que se improvisa durante la celebración del propio festival, considera que la cita ha sido fundamental para el sector audiovisual local. «Creo sinceramente que nos ha cambiado la vida. Y que sin él no existiríamos. El festival nos ha acercado a la industria del cine español. Hemos tenido acceso a directores, actores, productores... Y nos hemos dado cuenta de que no estamos tan lejos».

Impulso industrial

¿Ha impulsado ciertamente el festival malagueño a la industria local? Aquí los puntos de vista son distintos. Isa Sánchez considera que «el volumen de producciones que se mueve hoy en Málaga es mucho mayor ahora». «Hay mucha más gente, más empresas, más productores y más técnicos...». Daniel Martín, en cambio, se pregunta por la desaparición de lo que considera una pieza fundamental: el market, lugar en el que se propicien las negociaciones entre las empresas del sector. «Ahora mismo sólo tenemos una alfombra roja por la que pasa gente. ¿Dónde se hace negocio en el Festival? No entiendo un festival sin un market y en el que no se fomenten los encuentros».

En este punto, Sánchez asegura que «lo local debería cruzarse más» con lo industrial. «Habría que propiciar más los encuentros profesionales, porque a las presentaciones de proyectos al final van los malagueños que han participado en la película y los malagueños a los que les interesa. Nada más. Y lo que interesa es que acudan distribuidores catalanes, madrileños o ingleses». Y concluye Martín: «Hacer una apuesta por la industria es el camino».

Sobre ese camino hace referencia el propio director del Festival de Málaga, Juan Antonio Vigar, que entiende que la presencia malagueña en las secciones oficiales del certamen es cada vez «más evidente y cada vez más real». «Y eso se debe a la oportunidad que ofrece el festival y al mérito que ellos tienen. Está claro que ha sido un proceso de tiempo en el que hemos ido caminando juntos. El sector audiovisual de Málaga y el propio festival han ido creciendo y ganando sus oportunidades. Y con el paso del tiempo el sector audiovisual de Málaga y el festival hemos confluido en el momento justo. El momento más dulce. El momento en el que la creatividad es más elevada y los recursos que aquí se están moviendo son más amplios. Desde 321 días en Míchigan, todos los años Málaga está muy presente en la principal sección del festival», recalca.

Ezekiel Montes no duda en destacar que la llegada de Vigar a la dirección del certamen, a finales de 2012, ha marcado un punto de inflexión en la relación del festival con los creadores locales. «Es otro festival desde que está Juan Antonio Vigar, que ha impulsado la gala de Málaga Cinema en la que se reconoce el trabajo del cine malagueño, y ha impulsado las ayudas a la producción. Ahora lo que hace falta es que hagamos buenas películas para que estén en la sección oficial».

Vigar, por su parte, detalla cómo la ciudad está cada vez más involucrada en todo el certamen: «Abrimos esta nueva edición con una película rodada en Málaga, Toro. Qué prueba más evidente de que la ciudad está presente en el cine de mayor y mejor formato de producción que se hace actualmente en España. Después tenemos a Dani Rovira como protagonista de una película en la sección oficial, El futuro ya no es lo que era, y al actor Emilio Palacios que aparece en Rumbos –también en la competición principal–. El director Manuel Menchón presenta película, La isla del viento, en la sección Málaga Premiere...».

La lista de malagueños es muy extensa: Gernika es un proyecto de la productora malagueña Pecado Films; la actriz local María Mira participa en la cinta de clausura, Nuestros amantes; José Enrique Sánchez estrena el documental Libertad negra; y José Antonio Hergueta hace lo propio con La fabulosa Casablanca... Y todo esto sin contar con la abultada nómina de creadores locales que participan en Cortometrajes Málaga, entre ellos Isa Sánchez, con Supertivolino, y Daniel Martín Novel, con Camada.

No se puede negar que la implicación del talento local en las distintas secciones del Festival de Málaga es hoy mayor que nunca. Y este hecho responde a una voluntad de Juan Antonio Vigar que, edición a edición –hay que recordar que con ésta sólo lleva tres en el cargo–, va tomando forma. Este impulso al tejido audiovisual malagueño tienen aún mucho recorrido por delante, pero al fin parece que los focos han dejado de estar únicamente centrados en el star system nacional y ya dan algo de luz al sector más cercano. A nuestro cine.


Isa Sánchez
'Supertivolino'

La malagueña acude a la sección Cortometrajes Málaga –fuera de concurso– con «Supertivolino», cinta que el año pasado recibió las ayudas a la creación. La historia arranca cuando Maribel se lleva a su familia para acudir a una misteriosa cita que acordó treinta años atrás.



Daniel Martín Novel
'Camada'

El joven realizador compite en Cortometrajes Málaga con una historia que presenta a los hermanos Nando y Elena, dos únicos supervivientes en un naufragio que se ven ante el dilema de aceptar la propuesta de un extraño para sobrevivir o arriesgarse a seguir su propio camino.



Ezekiel Montes
'Akemarropa'

El director y productor Ezequiel Montes es el responsable de «Akemarropa», una serie que año tras año se improvisa durante la celebración del Festival de Málaga y que narra la experiencia de Antonio, un director de cine de acción, y de Elena, actriz protagonista de la película que estrenan.


Ignacio Nacho
'El intercambio'

Ignacio Nacho presenta en la sección 5 minutos de cine los detalles de «El intercambio», comedia en la que un matrimonio decide hacer un intercambio de parejas para oxigenar su relación. La cinta contará con Pepón Nieto, Salva Reina y Natalia Roig como protagonistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine