Música | Crítica

La entrega y el talento de la OJA

13.07.2016 | 11:49

Orquesta Joven de Andalucía

  • Lugar: Auditorio Manuel de Falla (Granada). Director: Manuel Hernández-Silva. Programa: Obras de Shostakovich, Moreno Buendía y Ravel

Tres páginas en programa, tres escuelas y tres perspectivas confluyeron para una trinidad estética tan diversa como unitaria y rotunda en el concierto ofrecido por la Joven Orquesta de Andalucía bajo la batuta de Manuel Hernández Silva, titular de la Filarmónica de Málaga. Con una primera parte de acento español, la segunda estuvo dedicada a una de las sinfonías más destacadas del repertorio del pasado siglo dibujada, por el cada vez más habitual en las salas de concierto Dmitri Shostakovich dentro del marco paisajístico y acústico del Auditorio Manuel de Falla, en Granada.

Hernández Silva centraría la lectura de la Rapsodia Española, de Ravel, en subrayar la vocación contrastante entre los cuatro motivos que la articulan, así como la fluidez vibrante que habita en cada tiempo. En este esfuerzo no podemos olvidar el papel de las maderas en la Malagueña o el definitivo sonido de los metales; pocas veces es posible descubrir un empaste tan medido en concierto.

Escrito en el sesenta y cinco y rearmado hace unos años como Suite de danzas, el ballet Eterna Castilla se redefine como Celtiberia en seis motivos que de alguna forma, y sin abandonar su vocación danzante, apetece un extenso poema sinfónico. El compositor levantino propone un mosaico al oyente donde confluyen estructuras de otro tiempo, en una suerte de ensamblaje que el oyente es capaz de reconocer en su memoria. Memoria a la que tanto apela Hernández y que podemos confirmar en obras tan distanciadas como las que interpretó la OJA.

Shostakovich en los cuatro movimientos que conforman su Quinta Sinfonía intenta superar el trago a las críticas a Lady Macbeth aunque no esconden la resistencia del propio músico a la imposición de unos presupuestos estéticos tan vagos como pobres. La cuerda tuvo un tono soberbio desde el moderato inicial, el tema lírico que contiene con su perfil cantable por los violines frente a la profundidad marcada por las cuerdas graves. Maderas, metales y una extensa sección de percusión completaban el marco sonoro planteado por la batuta.

La OJA firmaba de este modo un concierto donde entrega y talento componían los ingredientes claves manejados por Hernández Silva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine