Conciertos

Málaga se entrega a Alejandro Sanz

El cantante llenó el Martín Carpena con una nueva parada de su gira Sirope, en la que repasó su último trabajo y, especialmente, rescató los temas más conocidos de su carrera

28.07.2016 | 09:08
Málaga se entrega a Alejandro Sanz
Un instante del recital de Alejandro Sanz

«Málaga no se dice, Málaga se grita», sentenció Sanz

No ha pasado ni un año desde su última visita y este martes Alejandro Sanz volvió a demostrar que Málaga es una de sus paradas obligatorias. Sus conciertos se han convertido ya en un clásico de los veranos malagueños y el público respondió una vez más llenando el Palacio de los Deportes Martín Carpena, que un día antes ya había colgado el cartel de sold out.

El silencio de los cuervos, una de las piezas de su más reciente disco, Sirope, fue el tema que abrió la velada, compartida por diez mil personas. Y al terminar, las primeras palabras de Sanz, de negro y siempre buscando la empatía y la comunicación con su público: «Es una alegría estar de nuevo aquí. Lo más importante en nuestra vida son las emociones, por eso esta noche es muy importante. Ojalá les pueda llenar la memoria esta noche de recuerdos».

Desde ahí, una lista de canciones infaltables, con especial hincapié en su repertorio de siempre en detrimento de la excusa de la gira, Sirope. Desde cuándo, Quisiera ser y No me compares sonaron inmediatamente después del tema de apertura del recital.

La música no se toca fue otro de los momentos clave de la noche, especialmente por su dedicatoria a su amigo y maestro el fallecido Paco de Lucía. «Si tuviera que escoger un idioma sería la música», aseguró el cantante de origen gaditano.

Un medley con Amiga mía, Mi soledad y yo e Y si fuera ella recordaron la primerísima etapa del cantante y compositor, la que le descubrió como uno de los mejores autores e intérpretes de canción romántica en español. Por supuesto, no podía terminar esta fase del concierto que con Corazón partío, su particular himno flamenco, interpretada junto al guitarrista cordobés José Antonio Rodríguez.

Pero también, cómo no, hubo momentos para el presente de Alejandro Sanz: así, cantó Ahora deja que te bese, la pieza que le ha unido recientemente con Marc Anthony, quien, lástima, cantó desde la pantalla del escenario. Y siguió desgranando un setlist con canciones más cercanas en el tiempo como Zombie a la intemperie, Looking for paradise... Más de 25 años de carrera dan para mucho y sirven para que Sanz modifique notablemente su repertorio de gira a gira.

Hubo momentos más íntimos, por supuesto, como un medley al piano con ¿Lo ves? y A que no me dejas, con el que demostró que sigue dominando las distancias cortas, a pesar de encontrarse en todo un palacio de los deportes. Lo cierto es que se vio a un Sanz especialmente cómodo en una tierra que siente como suya. Como aseguró en la interpretación de No es lo mismo: «Málaga no se dice, Málaga se grita».

Para el final, ya en plan más informal, con la banda más cerca, arropándole, dos de sus canciones más populares, las que le encontraron el hueco en el panorama: Viviendo deprisa y una singular Pisando fuerte en plan techno, modernizada.

Alejandro Sanz volverá muy pronto a la provincia, ya que un año más forma parte del cartel del Starlite de Marbella, donde actuará el próximo 9 de agosto. Así que quien no pudiera acercarse al Martín Carpena y al que le apetezca volver a disfrutar de él en tierras malagueñas no tendrá que echar mano de la paciencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine