Cine Abierto

Moraga de películas junto al mar

El cine de verano sigue siendo una gran opción para disfrutar de la cultura al aire libre y paliar el calor veraniego – Al caer el sol, cientos de familias acuden a diario a las distintas playas con pantalla

08.08.2016 | 17:22
La pantalla de la playa de La Malagueta es una de las más concurridas del ciclo Cine Abierto.

Niños, jóvenes, padres, abuelos y un sinfín de tuppers se reúnen en el conocido ciclo de Cine Abierto que organiza el Festival de Cine de Málaga. El pasado jueves se proyectó Noche en el museo: El secreto del Faraón en La Malagueta y ni siquiera el terral frenó a los malagueños a pasar una noche diferente

Cuando llega el verano, lo que menos apetece es quedarse en casa encerrado. Y en Málaga hay una muy buena opción para no pasar calor de las noches. El reloj acaba de marcar las 22.00 horas y la temperatura en la calle es de 35 grados. El terral ha visitado la ciudad y el aire acondicionado y una bebida bien fresca puede ser la mejor solución. Pero este plan no es el escogido por las decenas de familias y amigos que a diario acerquen a la playa de La Malagueta a disfrutar del ciclo de Cine Abierto, conocido popularmente como cine de verano, que ofrece como actividad alternativa el Festival de Málaga.

Cine gratis y en la playa. Qué mejor manera para pasar una noche al lado del mar: darse un chapuzón en el agua y ver una buena película. La oferta de títulos es además muy variada. La película puede ser de David Lynch o la última de la saga Noche en el museo, que en esta ocasión fue la elegida para el jueves por la noche.

Aquí lo importante es pasar un rato divertido con amigos, tu pareja o en familia. Los Gutiérrez viene en pandilla. El matrimonio y sus cuatro hijos son asiduos a participar en actividades como ésta. «Llevamos todo el día en la playa. Nos damos un último chapuzón antes de cenar mientras vemos la película. Es el plan perfecto», comenta Juan Gutiérrez. Felipe Sánchez y María Camacho viene al cine de verano todos los años. Intentan no perderse ninguno de los largometrajes, sobre todo en las proyecciones de La Malagueta. «Este año la oferta ha sido más pequeña que la del año anterior, pero esta muy bien», comenta Sánchez. «Estamos los dos parados y no podemos permitirnos ir al cine. Esta es una forma de disfrutar del ocio sin tener que pagar y debemos aprovecharlo», argumenta su esposa.

En la arena, en sillas de plástico, sobre la toalla... Cualquier forma es buena para ver cine en la playa. Cuando arrancan los títulos de crédito y la música comienza a sonar llega el momento tupper. Puri Moyano y Esperanza Robles vienen de Madrid y pasan todos los veranos sus vacaciones en Málaga. «Siempre venimos a Cine Abierto. Es una forma fantástica de pasar la noche, aunque haga terral», afirma Puri. Mientras se pregunta si les gustará la película o no, sacan el un bocadillo de tortilla francesa.

No solo hay cine en la playa. El Palo, Puerto de la Torre, Palma Palmilla, Churriana o Ciudad Jardín, son algunos de los once distritos en los que se desarrolla esta actividad. También hay que destacar el amplio programa que ha ofrecido el Cine Albéniz desde el comienzo del ciclo, en julio, con las proyecciones matinales de cine familiar, que se celebrarán aún de lunes a viernes hasta el 12 de agosto, así como el clásico cine alternativo en versión original. En definitiva, el popular cine de verano malagueño no entiende de crisis económica y propone planes gratuitos y culturales que incluyen a toda la familia. Una buena idea que cada año gana más adeptos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine