Ópera

El Cervantes lleva el trágico 'Nabucco' de Verdi a la Siria actual

La OFM y el Coro de Ópera, bajo la dirección de Arturo Díez Boscovich y Salvador Vázquez, abren este fin de semana la Temporada Lírica del teatro

27.09.2016 | 05:00
Pedro Carrillo, José Antonio García, Mali Corbacho, David Martel, Luis Cansino, Maribel Ortega, Arturo Díez Boscovich, Ángel Rodríguez, Jesús Gómez, Javier Agulló y Juan Antonio Vigar, en la presentación de «Nabucco» en el Salón Rossini del Teatro Cervantes.

El público podrá asistir al ensayo general

  • Casi todas las entradas para las funciones de Nabucco en el Teatro Cervantes están vendidas. Por eso, y como medida de fomento de la lírica en Málaga, y con carácter excepcional, el templo invitará al público a asistir gratuitamente al ensayo general del miércoles 28 (21.00 horas). Las personas interesadas podrán retirar las invitaciones, un máximo de dos por cabeza, en las taquillas. Así que ya saben: no hay excusa para perderse la primera cita con el bel canto de la temporada lírica del Teatro Cervantes.

­El estreno de una puesta en escena de Nabucco ambientada en la Siria actual, en las ruinas de la antigua ciudad romana de Palmira, abre este fin de semana la XXVIII Temporada Lírica del Teatro Cervantes de Málaga. Los directores de escena Ignacio García y David Martel muestran así, desde el lado de los vencidos, las consecuencias sobre los más débiles de las luchas por el poder, con la intolerancia religiosa como marco y la propaganda ideológica y la guerra como herramientas. El barítono Luis Cansino en el rol de Nabucco, la soprano Maribel Ortega como Abigaille, la mezzo Mali Corbacho como Fenena, el bajo José Antonio García en el papel de Zaccaria, el tenor Javier Agulló como Ismaele y el bajo Ángel Rodríguez caracterizado como Gran imán ocupan los roles principales del montaje, una producción musical del coliseo malagueño y escénica de Producciones Telón. La Orquesta Filarmónica de Málaga y el Coro de Ópera de Málaga, con Arturo Díez Boscovich en el atril y Salvador Vázquez conjuntando las voces, completan el reparto musical de la obra que Giuseppe Verdi estrenó en la Scala milanesa en 1842 y que contiene entre otras irresistibles melodías el mítico Va, pensiero. La escenografía de Alejandro Contreras, que está ya ajustándose en las tablas del Cervantes, y el vestuario diseñado por Ana Ramos ayudan a García y Martel a su adaptación a la actualidad de la trama del libreto de Temistocle Solera, que recoge la historia bíblica de la cautividad de Babilonia.

«En Nabucco se puede apreciar una propaganda religiosa capaz de utilizar como vehículo divulgativo la acción bélica con el fin de defender sus creencias ideológicas y teológicas. Debido a ello, se decide llevar a cabo esta escenificación bajo una trágica atmósfera conocida que inunda las portadas de periódicos y telediarios de los últimos meses, posicionándonos en contra de una clase de poder absurdo cuyas acciones son irracionales. Para esta propuesta escénica nos ubicamos desde el lado de los vencidos, lo que nos permitirá revivir el sufrimiento de los judíos, reivindicando su voz frente al silencio de las políticas occidentales», escribe Martel en la presentación de la obra, apuntando: «Situamos así nuestro Nabucco en las ruinas de la antigua ciudad romana de Palmira, manteniendo un cierto distanciamiento del hecho bélico con el fin de hacer llegar al público un punto de vista artístico sobre dicho drama».

Las siguientes paradas de la Temporada Lírica del Teatro Cervantes son un recital de Ainhoa Arteta y José Bros –con el acompañamiento del pianista Marco Evangelisti; 6 de noviembre–, Tosca, –25 y 26 de febrero de 2017– y la Antología de la Zarzuela –24 y 25 de junio de 2017–.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine