Crítica de teatro

La comedia bien hecha

11.01.2017 | 05:00

Los vecinos de arriba, con Eva Hache como cara más conocida, ha estado en el Festival de Teatro de Málaga para deleite de espectadores. La obra del también director Cesc Gay no deja dudas de sus pretensiones, una comedia con todas las armas propias del género para entretener de la mejor manera. Y lo consigue plenamente, el resultado es un entretenido vodevil en el que los personajes se enfrentan a situaciones que les son inesperadas y que provocan que afloren sentimientos escondidos y secretos más o menos ocultos. El texto, bien escrito, nos conduce a conocer un matrimonio madurito convencional que hace poco se ha mudado a un nuevo edificio y en el que han realizado una serie de reformas. El carácter diferente de cada uno de los integrantes se manifiesta en la relación con los vecinos, que viene a ser limitada al simple saludo en el ascensor. Pero para subsanar este desapego que es más bien el del esposo, es ella, la que decide invitar a los vecinos de arriba, con la excusa de enseñarles los arreglos y agradecerles las facilidades en la mudanza. Esta decisión de invitar a la pareja de arriba provoca una discusión entre ambos ya que ella sólo pretende agradar, mientras que él quiere echarles en cara el ruido que provocan a altas horas con sus excesos amatorios. Lo cierto es que la cosa se complica cuando los invitados se sinceran y desvelan una conducta liberal en el sexo que deja sin habla a la pareja principal y que les lleva además a una discusión aplazada y a una ruptura del matrimonio. La trama se complica como en toda buena comedia para permitir a los actores dar rienda suelta a sus dotes cómicas pero sin que el exceso solape esa visión de una situación que podría ser auténtica y que podría suceder a cualquiera. Es eso, lo de verse reflejado en una realidad, lo que logra que el espectador se sienta cómplice del actor y, como en un momento catártico, se libere con la risa de sus propias aprensiones. Y ahí el logro de Gay, que conduce con maestría las situaciones, los ritmos de las escenas y los ritmos internos de cada personaje, que resultan bien dibujados y reconocibles en la representación. Hache, María Lanau, Xavi Mira y Andrew Tarbet mantienen un enfrentamiento artístico con un resultado excelente donde la complicidad de los actores se refleja en la frescura de cada gag. Con una mesura muy de agradecer para que el espectador se regodee en la expresividad de los momentos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura


Ponce agranda su leyenda
Ponce agranda su leyenda

Ponce agranda su leyenda

El torero valenciano suma su sexto Capote de Paseo como triunfador - La disminución de público y...

Jerry Lewis, un payaso único de Hollywood

Jerry Lewis, un payaso único de Hollywood

El cómico era único a la hora de inventar brillantes gags de todo tipo y único probando muecas...

Adiós a la artista que no se mordía la lengua

Adiós a la artista que no se mordía la lengua

La actriz ha fallecido a los 88 años, dejando tras de sí el rastro de su energía y el recuerdo de...

El cómico y activista Dick Gregory muere a los 84 años

El cómico y activista Dick Gregory muere a los 84 años

Richard Claxton rompió barreras raciales en los años 60 satirizando la segregación y la injusticia...

Muere Alfonso Azpiri, referente del cómic español

Muere Alfonso Azpiri, referente del cómic español

El ilustrador, de 74 años, ha publicado en diferentes países y ha sido distinguido con varios...

Cuarenta años sin Groucho Marx, el genio de la comedia

Cuarenta años sin Groucho Marx, el genio de la comedia

En 1977, el artista fallecía a los 86 años en una clínica de Los Ángeles a causa de una neumonía

Enlaces recomendados: Premios Cine