Música

Una guitarra eléctrica para combatir el cáncer

El profesor malagueño de música Pablo González, a quien le detectaron un cáncer hace unos dos años, ha editado con gran éxito un cedé a beneficio de la FMAEC

19.07.2017 | 20:48
Pablo González, derecha, en plena actuación con los temas de su cedé, el pasado 2 de julio en el Colegio de los Maristas.

La guitarra eléctrica de Pablo González, con ramalazos de rock progresivo, convierte las aguas tranquilas de El Moldava de Smetana en una pieza rabiosamente moderna y lo mismo ocurre con la Pavana de Fauré o el Canon de Pachelbel. Son tres de las doce piezas de Clásicos Eléctricos, un disco compacto, costeado gracias al mecenazgo digital o crowdfunding y que con un precio de 5 euros se ha vendido a beneficio de la Fundación Malagueña de Enfermos de Cáncer (FMAEC).

En total, desde finales de febrero ha recaudado 7.670 euros gracias a los cerca de 1.500 discos vendidos y una función de clausura en el Colegio de los Maristas, el pasado 2 de julio, en la que estuvo acompañado por el también guitarrista Antonio Burgos.

Pablo González, guitarrista malagueño de 39 años y profesor de música en el colegio de Santa Rosalía Maqueda, es también usuario de FMAEC porque hace algo más de dos años que le detectaron un cáncer.

«Empezó con una herida en la piel, se suponía que se quitaba pero se fue complicando y ha ido dando la lata», resume con una sonrisa.

Precisamente, en un ingreso en el hospital la ONG malagueña contactó con él para ofrecerle asistencia psicológica y su vida empezó a cambiar. «Al principio se te viene el mundo encima y la asistencia psicológica te enseña que tienes un problema, tienes que luchar por solucionarlo y seguir para adelante, pero tu vida no es la enfermedad, puedes tener proyectos vitales, aparte de estar pensando que qué malito estoy», cuenta.

Gracias a esta asistencia psicológica, Pablo sacó la guitarra del armario, regresó al estudio de grabación que tenía en casa, y retomó un proyecto que llevaba por la mitad: Versionar temas de música clásica con la guitarra eléctrica, pero también con el bajo y la batería, los tres instrumentos tocados por él. «Hasta que un día me levanto y mientras desayunamos le digo a mi mujer: pues esto se podía vender para la asociación».

El profesor malagueño destaca que ha buscado piezas musicales asequibles tanto para sus alumnos de Primaria como para cualquier persona.

Luego vino el mencionado mecenazgo digital, gracias a sus compañeros del colegio, la portada del cedé del ilustrador malagueño Alejandro Villén y el apoyo de amigos y familiares, aunque confiesa que solo calculaba vender «unos cien cedés».

Su mujer, Nuria Burgos, también maestra, subraya que Pablo «es muy tenaz y todo lo que se propone suele conseguirlo porque le pone mucho empeño y ganas».

Los últimos ejemplares de Clásicos Eléctricos pueden comprarse en la sede de FMAEC (avenida de Plutarco, 73, 952 12 17 17) o descargarse previo pago en la web https://pablogonzalez.bandcamp.com.

Para Jose Aldecoa, gerente de la ONG, el músico es «un ejemplo espectacular» de tenacidad y generosidad. Pablo, por su parte, recomienda la asistencia psicológica de FMAEC «encarecidamente» y recalca que «debería venir de serie y estar en la línea de tratamiento de todos los pacientes que pasaran por oncología».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine