Artes escénicas

Chiquito: un vanguardista del humor que contribuyó a la ´performance´

El filósofo y crítico de arte Ernesto Castro analiza hoy la obra del humorista en el Museo Carmen Thyssen

19.12.2017 | 07:35
El humorista malagueño Chiquito de la Calzada.

El humorista Chiquito de la Calzada puede ser considerado «el artista más vanguardista nacido en Málaga después de Pablo Picasso» después de haber «contribuido decisivamente a una forma del arte contemporáneo como la performance, según el filósofo y crítico de arte Ernesto Castro.

«Sus chistes no eran graciosos por sí mismos, pero con sus gestos, su mímica, su fonética y su locución los convertía en revolucionarios», afirmó Castro, que hoy ofrecerá la conferencia Chiquito de la Calzada: folclore y vanguardia en el Museo Carmen Thyssen de Málaga. Para este experto, el folclore, «en un sentido amplio de cultura popular, tenía un papel esencial en Chiquito», quien recibió la influencia de Charles Chaplin o de Cantinflas, «al que solía imitar porque decía que le gustaba cómo movía el culito».

Esa vanguardia de Chiquito «dio pie a toda una escuela del humor, el poshumor o nueva comedia, una forma de humor no graciosa por sí misma, sino por la relación entre el escenario y el público». Chiquito «ha influido en Venga Monjas, Carlo Padial, Miguel Noguera, Ignatius Farray o en Muchachada Nui, especialmente en las imitaciones de Joaquín Reyes», apuntó. Castro.

A su vez, el humorista malagueño había recibido la influencia de El Brillantina, «un flamenco de Torremolinos que murió en un accidente de tráfico en los años 70 y que parodiaba a Frank Sinatra inventándose las canciones en inglés».

Los años 90, cuando irrumpe Chiquito, tienen alguna similitud con la época actual, ya que «un humorista vino entonces en un momento de crisis a hablar de cualquier cosa menos de política, porque apartaba esos temas". «Eso fue muy criticado por ejemplo por Francisco Umbral, que dijo que el de Chiquito era una forma de humor escapista que distraía al público de los casos de corrupción, entonces relacionados con el PSOE», señaló este experto. El humorista fue entonces «un fenómeno viral antes de que existiera internet, cuando la televisión desempeñaba un papel tan fuerte como hoy, porque muchas veces las redes sociales son un eco de la televisión».

Uno de los términos que acuñó, fistro, que a veces se escribe con n antes de la s y otras sin ella, tenía «un carácter cósmico» según el propio Chiquito. Sin embargo, Castro cree que la palabra «fue utilizada por un torero que, al recibir una cornada, le explicó al médico que le había hecho pupita en el fistro, y quizás se refería al esfínter».

A ello se suman las «comparaciones realmente surrealistas» como aquella que decía que «olía peor que una fea cargada de tabaco, que para Castro tienen «un componente casi poético, como cuando Juan Ramón Jiménez hablaba de pensamientos azules, y una sinestesia en la que vista, gusto y olfato se mezclan».

Chiquito logró además subvertir chistes con un componente aparentemente homófobo, porque «mariquita podía ser cualquiera, incluso el propio Chiquito con su vestimenta, porque en él estaban al mismo tiempo el mariquita de pueblo que no ha salido del armario, el anciano flamenco que se sabe todas las canciones de memoria y también el niño».

Para Ernesto Castro, no es descartable que alguna palabra como fistro entre en el diccionario de la Academia, entre otras cosas porque hay «un académico que es un gran seguidor de Chiquito como Pérez Reverte, que en 1994 escribió una columna en la que le elogiaba por sus orígenes humildes y su innovación del idioma».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine