14 de abril de 2018
14.04.2018
Crítica musical

Lieder en femenino

14.04.2018 | 05:00

Aurea Marston y Cornelia Lenzin

  • Sala María Cristina
  • Músicos: Aurea Marston, soprano, y Cornelia Lenzin, piano.
  • Programa: Obras de R. Schumann, R. Wagner y G. Mahler.

A pesar de lo inhóspito de la tarde, un buen puñado de aficionados se dieron cita en el recital de la soprano Suiza Aurea Marston y el piano acompañante de Cornelia Lenzin. En programa, páginas que constituyen en sí mismas todo un acontecimiento musical. Acostumbrados a recitales de voces con mayor proyección artística que se limitan a selecciones más amables que arriesgadas, en el caso de Marston desde su salida a escena recurrencias como calentar la voz , entrar en el recital y flores varias quedarían ridiculizadas por cuanto la soprano de Basilea entró en el concierto desde la más absoluta concentración, gusto musical y complicidad con un auditorio al que sedujo desde el comienzo.

Hasta el año cuarenta del diecinueve Robert Schumann no había entrado en el campo del lied y lo hace a modo de tributo a Clara. Los Lieder de Mignon, sobre poemas de Goethe, servirían para abrir el programa. En estas tres pequeñas canciones afloró la robustez del registro medio de Marston -sólido y marmóreo-, la precisión de su fraseo y el fiato que le permitiría resolver con holgura el programa.

A todo ello debemos sumar la propia musicalidad con la que Marston afrontó estas tres canciones, destacando el carácter contrastante y casi concertante que atesora la página, el lied central por su tono contenido hace las veces de tiempo lento mientras que Heiss mich nicht reden destacó por su explosión de color y exigencia técnica.

La primera parte del programa ofrecido en la Sala María Cristina se cerraba con otra página del repertorio del compositor alemán, Amor y vida de mujer, construido con poemas de Adalbert Chamisso. Se trata de ocho lieder que narran la vida sentimental de una mujer desde el enamoramiento hasta el último adiós al amado. Nuevamente, Marston destacaría los contrastes que Schumann trata el perfil anímico de la protagonista que, por otro lado, casan perfectamente con la propia sensibilidad del compositor como así se entendía en la delicada interpretación de la cantante suiza.

Wagner y Mahler
Si brillante apeteció la primera parte del recital, tras el descanso Wagner y Mahler ocuparon la recta final del concierto. Los Wesendonck Lieder de R. Wagner constituyeron toda una prueba de fuego tanto para Marston en lo vocal, como para el piano acompañante de Cornelia Lenzin. Lenzin aportó corporeidad al ataque de Marston. Tras el primero de estos lieder, el silencio se podia palpar en la sala presagiando el emotivo In Treibhaus que servirá al músico como estudio preliminar para su Tristán junto a Träume, sueños, que cierra el ciclo.

La vida en el cielo de G. Mahler extraída del ciclo Des Knaben Wunderhorn sirvió de colofón al concierto y contraste al tono contenido y desgarrador de las páginas anteriores. Marston y Lenzin ofrecieron un paseo por los cielos sobre la base del color, la solidez vocal y la complicidad que desprenden ambas artistas en el escenario. Concierto inolvidable, de ésos en los que se reconcilian la tierra con el inalcanzable cielo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ANTOLOGÍA La editorial Reino de Cordelia concluye con 'El arma de las letras', recopilación de escritos literarios y periodísticos, la antología en cuatro tomos independientes de sus escritos


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Madre de leche y miel', de Najat El Hachmi

ADEMÁS: Edna O'Brien y Mary Lavin: mujeres libres en Irlanda | Robert Payne: Un viaje a las cruzadas | Schiller ante Termidor


Enlaces recomendados: Premios Cine