Vuelos

El galimatías de las aerolíneas

Las compañías ponen en marcha departamentos especializados que fijan el precio de cada asiento

06.01.2014 | 17:37
Turistas hacen cola este verano en los mostradores de facturación del aeropuerto de Málaga
Turistas hacen cola este verano en los mostradores de facturación del aeropuerto de Málaga

Un avión. El mismo vuelo. Clase turista. Y más de un centenar de precios diferentes. Es la nueva estrategia de las aerolíneas comerciales para obtener la mayor rentabilidad de cada viaje y aprovechar al máximo los desplazamientos que realizan sus aparatos a lo largo de todo el día

Si los pasajeros de cualquier avión comercial se sinceraran en pleno vuelo y confesaran lo que les ha costado el billete, la experiencia podría terminar con un motín a bordo. Seguramente ninguno de ellos –salvo que hubieran sacado el billete a la vez– habría pagado lo mismo. Y las diferencias entre ellos podrían llegar a ser abismales. ¿Por qué? Para tratar de convertir en clientes a la mayor parte posible de usuarios independientemente de su poder adquisitivo, según reconocen las propias aerolíneas. Y eso significa poner unos precios a los billetes que sean atractivos tanto para los que se van de vacaciones y pueden reservar con mucha antelación a cambio de un importe razonable, como para los hombres de negocios que están dispuestos a pagar lo que sea necesario para salir a determinada hora y en un día concreto, o para los que solo se subirán a un avión a un precio muy asequible, independientemente de las fechas. Es decir, establecer las tarifas en función de las necesidades.

Se ha llegado a dar la circunstancia de que un billete en una compañía regular como Iberia, en un trayecto entre Madrid y Dublín ida y vuelta, ha llegado a costar más barato que el de una aerolínea de bajo coste. Y algo parecido puede llegar a pasar en un tren de alta velocidad. Un pasaje entre Madrid y Valencia comprado a través de una agencia de viajes «on line» se ha vendido en un momento concreto más barato que los que oferta la propia Renfe.

Para llevar a cabo esta política de tarifas diferenciadas en un mercado de competitividad extrema como es el aéreo, sobre todo tras el exitoso aterrizaje de las compañías de bajo coste, las aerolíneas se han visto obligadas a poner en marcha departamentos especializados que establecen el precio de cada asiento del avión. Un asunto complejo en el que entran en juego numerosos factores: la hora de salida, el día de la semana, el estado de ocupación de la aeronave, las tarifas del resto de competidores, el precio del combustible, la situación climatológica, la situación del tráfico aéreo,.. Un interminable número de condicionantes que varía permanentemente a lo largo del día.

Para gestionar el bombo en el que se meten todas estas variables hacen falta unos sistemas informáticos muy complejos y avanzados y unos técnicos con una preparación por encima de la media. De hecho, hay líneas aéreas que recurren a los licenciados más destacados de las facultades de Ciencias Matemáticas de cada promoción. Estos departamentos de fijación de precios trabajan las veinticuatro horas del día de los 364/365 días del año y se han convertido en una herramienta indispensable para garantizar una clientela heterogénea que garantice una demanda adicional sostenida a lo largo del tiempo.

En resumen, «un sistema dinámico que acierte con el precio, los mejores ingresos y la ocupación más rentable de cada vuelo», según lo define el responsable de un departamento de fijación de precios de una aerolínea española. «Ni siempre es bueno que un avión vaya casi lleno de pasajeros, ni siempre es malo que vaya medio vacío. Todo dependerá de los ingresos que se hayan generado por sus asientos –señala–. Hay que conseguir el nivel óptimo entre los ingresos y la ocupación».

El mal ejemplo de Air Madrid

Una prueba palpable de esta teoría fue lo que le ocurrió a la desaparecida Air Madrid. La compañía cayó en la tentación de hacer volar los aviones a plena ocupación y para ello apostó por rebajar mucho el precio conforme se acercaba la hora de salida, una estrategia conocida en los mercados internacionales como «last minute». Y los resultados no tardaron en llegar. Los pasajeros esperaban hasta el último minuto para sacar los billetes, lo que provocó que dejara de generarse demanda y muriera el negocio, porque los ingresos no llegaban a cubrir los gastos.

La idea de ofrecer un mayor abanico de precios dentro de un mismo avión para optimizar la ocupación y la rentabilidad la puso en marcha American Airlines (AA) a finales de los años ochenta del siglo pasado. Este tipo de gestión fue posible gracias a las nuevas herramientas informáticas, que permitían una gestión de los ingresos mucho más compleja. Posteriormente se ha ido extendiendo a otros sectores del transporte y el turismo, como el ferrocarril o los hoteles. Renfe, en el caso de los trenes AVE o Euromed, ha dado también sus primeros pasos al establecer unas tarifas más variadas para tratar de llegar a grupos que no lo utilizaban y mejorar la gestión de la oferta de plazas.

Especial Campaña de laRenta

Declaración de la renta

Renta 2016

 

El nuevo programa Renta Web, las novedades de esta campaña, las deducciones de la renta, cita previa... y todo lo que necesitas para tu declaración de la renta.

 

Economía


Tesla prepara un camión eléctrico con autonomía para 800 kilómetros

Tesla prepara un camión eléctrico con autonomía para 800 kilómetros

El fabricante estadounidense promete una auténtica revolución en el transporte por carretera

Montoro prevé bajar el IRPF a las personas "con cierta edad"

Montoro prevé bajar el IRPF a las personas "con cierta edad"

Hacienda podría ampliar la rebaja en la Renta para 2018 a un tramo de edad que no ha concretado

Declarada la nulidad parcial de las hipotecas multidivisa

Declarada la nulidad parcial de las hipotecas multidivisa

El Supremo adapta a la legislación el cambio de doctrina que ya estableció el Tribunal de la UE


Guindos dice que Cataluña es el "único" problema de la economía

Guindos dice que Cataluña es el "único" problema de la economía

El ministro de Economía asegura que España seguirá creciendo el año que viene en el entorno de un 3%

Trama Tecnoambiental, INER Ecuador y Nexus, premiados por sus proyectos sostenibles

Trama Tecnoambiental, INER Ecuador y Nexus, premiados por sus proyectos sostenibles

Iberdrola y el Club de Excelencia en Sostenibilidad entregan los premios a la Cooperación...

Los españoles prevén gastar 633 euros en las Navidades, más que británicos o italianos

Los españoles prevén gastar 633 euros en las Navidades, más que británicos o italianos

Un estudio de la consultora Deloitte calcula que el gasto medio subirá un 3% respecto al pasado año

Enlaces recomendados: Premios Cine