Financiación

Los frentes de la "guerra del cajero"

La red Euro 6000, entre ellas Unicaja, se unen a Bankia y Sabadell para evitar la aplicación la doble comisión

20.09.2015 | 16:36

Trece entidades financieras formalizaron esta semana un pacto para evitar la aplicación de nuevas comisiones por el uso de los cajeros automáticos a sus clientes y al menos moderar las que ya se cobran.

Es el más reciente episodio de una de las «guerras» comerciales que mantienen los bancos, desencadenada a raíz de que las mayores entidades decidieran aplicar una nueva tasa a los no clientes por la utilización de sus terminales. Este pulso modifica los costes que para los consumidores tiene en ocasiones la utilización de las máquinas para sacar dinero en efectivo. En las siguientes líneas se explica cómo se ha dividido el sector y cómo cambia el panorama para los usuarios, si bien algunas incógnitas están aún por despejar.

¿Qué se pagaba hasta ahora por sacar dinero del cajero? Hay tres situaciones distintas. En primer lugar, el cliente de una entidad no paga recargo alguno si utiliza los cajeros de su banco, esté en su localidad o en cualquier otra. En segundo lugar, las entidades están adheridas a plataformas (Euro 6000, Servired o 4B) que facilitan al cliente de cualquiera de los bancos que forman parte de ellas la utilización de los cajeros de la red al completo, aunque por lo general no de forma gratuita. Alguien que no es cliente de un banco y utiliza su cajero porque pertenece a la misma red que el suyo pagará por lo común una comisión que suele rondar el 1,5% del importe que va a sacar, con un mínimo de 1,5 euros. Las condiciones pueden variar según las entidades, que en ocasiones incluyen la posibilidad de realizar cierto número de operaciones sin coste, siempre que se hagan en regiones donde el banco propio carece de cajeros. La tercera situación corresponde a aquel cliente de un banco que saca dinero en el cajero de otro sin que entre ellos exista acuerdo alguno ni compartan la misma red. El usuario paga entonces una comisión que por lo general es del 4,5% y con un mínimo de 3,5 o 4 euros. Esto es, si se sacan 30 euros un recargo así supone hasta el 13%.

¿Quién cobra las comisiones? Hasta ahora, en España era exclusivamente la entidad emisora de la tarjeta (el propio banco del cliente) la que cobraba la comisión al usuario. Así lo advierten por obligación legal los cajeros cuando se realizan las operaciones. Luego los bancos hacen cuentas entre sí a través de lo que llaman la «tasa de intercambio». Pero el sector financiero español ha estrenado ahora, de la mano de Caixabank, el cobro de una comisión por el banco propietario del cajero.

¿Cómo es esa comisión y qué bancos la cobrarán? Caixabank comenzó a cobrar en marzo a los no clientes dos euros por cada operación que realicen en su red de cajeros, la mayor del país con más de 9.500 terminales. BBVA, con cerca de 6.000 cajeros, tenía previsto hacerlo también a partir de mañana lunes pero finalmente ha decidido aplazarlo, y el Santander está adecuando su red informática para cargar también los dos euros a los clientes de otros bancos en sus casi 5.000 máquinas. Los grandes bancos intentan sacar partido así de sus extensas redes, ampliando su parrilla de comisiones en un contexto de bajos márgenes comerciales en la intermediación financiera e intentando transmitir que sus clientes tienen ventajas frente a los de otros bancos porque disponen de más cajeros.

¿Cuál ha sido la reacción de los demás bancos? La réplica principal ha sido la alianza protagonizada por Bankia, Banco Sabadell y las entidades adheridas a la red Euro 6000: Unicaja, Liberbank, Kutxabank, Ibercaja, BMN, Abanca, Caja España-Duero, Cajasur, Caixa Ontinyent Caixa Pollença y Cecabank. Ese grupo de entidades selló el miércoles el acuerdo por el que se comprometen a no aplicar a sus clientes ningún nuevo recargo en los cajeros de su propiedad: 17.730, el 37% de todos los que existen en España.

Así, el usuario que, por ejemplo, siendo cliente de Unicaja utilice un cajero de Bankia no tendrá que pagar los dos euros que le cobraría Caixabank o próximamente el Santander. Ahora bien, esto no supone la gratuidad total de las operaciones. El banco emisor de la tarjeta seguirá pasando una comisión al cliente por el reintegro realizado en un cajero de otra entidad que pertenezcan a la alianza. Pero el pacto incluye el compromiso de ofrecer a los usuarios unas «condiciones favorables». En otras palabras, los cargos serán mas bajos que ahora, como ocurre con las entidades integradas en Euro 6000 o en cualquier otra red. Los firmantes quedan con las manos libres para aplicar la tasa de los dos euros u otra modalidad a los clientes de las entidades ajenas al acuerdo.

¿Qué hará el resto de entidades? El Banco Popular y Bankinter han explorado la posibilidad de sumarse a la alianza de la banca pequeña y mediana, pero por ahora las conversaciones no han cuajado. El Popular ha llegado además a otro acuerdo con ING, entidad a la que alquilará sus cajeros para que los clientes puedan sacar dinero sin pagar. Evo Banco, que como ING no tiene cajeros propios, ha optado por devolver a sus clientes los dos euros que cobra Caixabank y cobrarán BBVA y Santander.

¿Qué hace el Banco de España? La «guerra de los cajeros» abre la posibilidad de que un cliente se vea obligado a pagar dos comisiones por el mismo servicio: los dos euros que cobra el banco propietario del cajero y el cargo que pasa la entidad emisora de la tarjeta. Es algo que prohíbe la legislación y que está estudiando el Banco de España. Pero el supervisor financiero no ha dictado aún ninguna instrucción. El Gobierno, por su parte, anunció el jueves que va a actuar para evitar que el cobro de la doble comisión se haga realidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial Campaña de laRenta

Declaración de la renta

Renta 2016

 

El nuevo programa Renta Web, las novedades de esta campaña, las deducciones de la renta, cita previa... y todo lo que necesitas para tu declaración de la renta.

 

Enlaces recomendados: Premios Cine