Nº1 de Ciudadanos en Málaga

"Mi sueño es que Rivera sea el próximo presidente del Gobierno"

Entrevista a la cabeza de lista de Ciudadanos por Málaga al Congreso de los Diputados, Irene Rivera

11.12.2015 | 10:32
Irene Rivera se coloca para la imagen en frente de la Catedral de Málaga.

El mensaje caló hondo en esta generación de nuevos políticos. Una hornada que se ha colocado en primera fila para dotar de sustancia al último fenómeno político que ha conocido esta joven democracia. Al igual que muchos otros, esta asturiana afincada en Mijas se ilusionó con el discurso que proponía Albert Rivera y se subió a la ola. Dejó atrás su trabajo como piloto de helicóptero para aterrizar en el Congreso.

­Pasea, no sin cierto brío, el globo naranja por las calles de Málaga. Como en las grandes empresas, uno de los éxitos de Ciudadanos ha sido crear un orgullo de pertenencia en tiempo récord. Confía en el modelo del contrato único para acabar con la precariedad y asegura que el «cambio solo se puede producir con Albert Rivera al frente».

¿Ciudadanos va a ganar las elecciones?
Creo que Ciudadanos es el único partido que puede liderar el cambio en España. Pediremos ayuda a Mariano Rajoy y a Pedro Sánchez que nos ayuden a liderar una nueva era política a partir del 21 de diciembre.

¿Eso significa que Albert Rivera estaría dispuesto a gobernar, aunque Ciudadanos no sea la fuerza más votada?
Ciudadanos se apoyará en una mayoría parlamentaria y por tanto es una posibilidad a la que no nos cerramos.

¿No le dan vértigo las últimas encuestas?
Siendo piloto de helicóptero, tengo que reconocer que me gustan las emociones fuertes. Me gusta la aceleración y la velocidad, pero nunca he sentido vértigo. En cambio, ahora sí lo siento. Es un vértigo de emoción porque hablamos de sensaciones gratificantes a nivel político. Realmente, vamos a cambiar a este país y estoy convencida de ello.

¿El partido está preparado para tanta intención de voto?
La ilusión no tiene puertas. Es como si quisieras ponerle puertas al cielo. Sin duda, puede ocurrir que se nos meta gente indeseada. Pero tenemos los mecanismos necesarios para actuar de manera inmediata. Tenemos claro cuáles son nuestros principios y los vamos a mantener. En Ciudadanos es tan nítida la idea general que defendemos, que se ve muy claro cuando hay algunas personas que vienen con ideas contrarias. Acaban abandonando por su propia cuenta.

¿Cree que Albert Rivera tiene la experiencia suficiente como para ser el próximo presidente del Gobierno? Rajoy dijo eso de que había que ser concejal al menos una vez.
No voy a utilizar la edad de Rajoy como argumento para señalar que, seguramente, ya sea demasiado viejo para liderar el cambio que necesita este país. Albert Rivera está sobradamente preparada y es el único capaz de liderar el cambio que están pidiendo los españoles.

¿Se arrepiente alguna vez de haberse metido en todo esto?
No me arrepiento. Siempre que persigo un sueño, me gusta llevarlo a cabo y mi sueño es que Albert Rivera sea el próximo presidente del Gobierno. Eso sí, echo mucho de menos volar.

Albert Rivera ha asegurado que no apoyará la investidura ni de Rajoy ni de Pedro Sánchez. ¿Qué escenario postelectoral contempla?
El siglo XXI va a empezar el próximo 21 de diciembre. Ese día, Albert Rivera llamará a Pedro Sánchez y a Mariano Rajoy para ser presidente. Ciudadanos no estará en ningún gobierno de la vieja izquierda o de la vieja derecha. Pediremos que se sumen al cambio con Albert al frente.

¿Ciudadanos se siente más cómodo con el PP o con el PSOE?
El aliado de Ciudadanos en Madrid es Ciudadanos. El diálogo que hay que establecer necesariamente a partir del 21 de diciembre pasa porque sumen todos los partidos. Por ejemplo, proponemos un gran pacto para la educación que no va a funcionar si no nos sumamos todos. Al menos, necesitaremos que se sumen tres partidos.

¿Ese diálogo no es posible con Mariano Rajoy o Pedro Sánchez al frente del ejecutivo?
No creo que ni el uno ni el otro quieran verdaderos cambios. Hablamos de la vieja derecha con caras viejas y de la vieja izquierda con una cara nueva. Pero no deja de ser lo mismo. Los que no quieren un cambio no pueden liderar ese cambio.

¿Ve posible llegar a acuerdos puntuales con Podemos?
Lo cierto es que nos gustaría que se sumaran a los grandes pactos. Nos parece importante que estén todos los actores. Pero, la verdad es que Podemos se ha borrado muchas veces. El último ejemplo es el pacto antiyihadista.

Ciudadanos siempre habla de ocupar la centralidad. Los españoles están acostumbrados a moverse en espectros ideológicos.
Es un nuevo paradigma al que debemos de aspirar. De hecho, nuestro programa es una combinación entre lo económico y social. Ambos conceptos tienen que ir unidos. Solamente cogiendo lo mejor de ambos mundos, conseguimos al final una sociedad que funcione más allá de las habituales luchas ideológicas.

¿El partido lo apuesta todo al hiperliderazgo que ejerce Albert Rivera?
En Ciudadanos tenemos a un equipo que va mucho más allá de Albert Rivera. Tenemos un programa lleno de propuestas que son viables y sensatas porque se pueden llevar a cabo. Tampoco niego que tengamos en Albert Rivera al mejor delantero centro.

Ciudadanos se suma a esos partidos que proponen reformar la Constitución.
Una de las principales medidas que queremos incluir en la reforma de la Constitución es el blindaje de la sanidad, la educación y de los derechos sociales. Además, y esto es lo más importante, dotarlos de presupuesto.

¿Cómo se soluciona el problema secesionista en Cataluña?
El mejor antídoto contra el nacionalismo es un país que funciona. Hay muchos catalanes que se sienten españoles, pero que no les gusta el país en el que están viviendo. Si conseguimos solucionar los problemas que tiene España, muchos catalanes no se van a querer ir.

¿El referéndum no puede ser una opción para acabar con este problema de una vez por todas?
No tiene ningún sentido crear una herramienta que pueda dividir más al país. Además, un referéndum como tal no está contemplado en la Constitución y lo principal es que respetemos las leyes.

¿El contrato único no es un paso más para facilitar el despido?
Es justamente lo contrario. Con la última reforma laboral, sumamos nueve. No tiene sentido. Si analizamos la media de paro en los gobiernos socialistas y la media de paro en los gobiernos del PP siempre está por encima del 18 por ciento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Redes Sociales Candidatos
Enlaces recomendados: Premios Cine