Un nuevo estudio señala que el humo de los cigarrillos electrónicos ´no es dañino para la salud´

La Asociación de Defensores de los Consumidores de Alternativas al Tabaco (CASAA) hace pública una investigación llevada a cabo por la Facultad de Salud Pública de la Universidad Drexe en la que afirma el riego mínimo para la salud

24.01.2014 | 16:18
Un nuevo estudio señala que el humo de los cigarrillos electrónicos ´no es dañino para la salud´
Un nuevo estudio señala que el humo de los cigarrillos electrónicos ´no es dañino para la salud´



La Asociación de Defensores de los Consumidores de Alternativas al Tabaco (CASAA), ha hecho público recientemente el resultado de su primer estudio sobre los efectos que tienen sobre la salud los elementos químicos que se encuentran en los cigarrillos electrónicos. Este estudio, que ha sido financiado por la CASAA y llevado a cabo por la Facultad de Salud Pública de la Universidad Drexel, ha descubierto que, dentro de unos niveles de uso aceptables, los vapores de los e-cigarrillos no suponen un riesgo para la salud.



La CASAA contó con la ayuda del profesor Igor Burstyn, un educador e investigador respetado, especializado en el ámbito de la salud ambiental y ocupacional. Además de su trabajo con la Universidad Drexel, el doctor Burstyn también disfruta de un puesto en la Universidad de Ultrecht, en Holanda, donde trabaja como profesor adjunto en el Departamento de Medicina e Instituto de Ciencias para la Evolución de Riesgos.



Regulación Adaptada al Consumidor



Siguiendo este estudio, la CASAA presentó los datos al Centro de Productos de Tabaco de la FDA para apoyar su intento de conseguir que se publique una regulación de su uso adaptada a los intereses del consumidor. Una de las quejas más habituales que los consumidores tienen sobre los cigarrillos electrónicos es que no tienen información suficiente sobre ellos.



La investigación financiada por la CASAA se vincula a la preocupación que ha despertado la participación de la industria del tabaco en la investigación de sus propios productos. Como ha publicado recientemente Vapestick.co.uk, varias revistas médicas han anunciado que ya no publicarán los resultados de aquellos estudios que hayan sido financiados por compañías tabaqueras. Tales estudios tienen el objetivo de engañar al público, según afirman los editores de la prestigiosa revista “The British Medical Journal” y sus publicaciones hermanas.



Financiada con donaciones y compuesta únicamente por voluntarios, la CASAA es un grupo creado para la defensa de los consumidores que trabaja para encontrar alternativas más seguras a la práctica de fumar. La CASAA ha descubierto que muchos de los estudios que se han hecho sobre los e-cigarrillos a lo largo de los han sido malinterpretados o totalmente ignorados.



9.000 casos



Para corregir esto, la organización pidió al doctor Burstyn que revisará más de 9.000 observaciones sobre la química de los cigarrillos electrónicos. Revisando la composición tanto de los vapores como de los líquidos, el doctor Burstyn concluyó que los riesgos que pueden suponer para la salud cualquiera de los elementos químicos encontrados en estos dispositivos eran demasiado bajos como para ser una fuente de preocupación para sus consumidores. También afirma que cualquier persona que esté cerca de un fumador y que se haya visto expuesto al vapor que emiten no sufrirá ningún tipo de problema de salud como consecuencia de ello.



El doctor Burstyn sí que expresó sus preocupaciones sobre los elementos químicos primarios que aparecen en los e-cigarrillos, propilenglicol y glicerina. Aunque ambos elementos químicos son seguros en el volumen en el que se encuentran en los cigarrillos electrónicos, el doctor Burstyn cree que se deberían realizar más pruebas para asegurarnos de que estos elementos químicos son realmente seguros. El doctor ha estudiado otros elementos químicos que han despertado cierto grado de preocupación durante los últimos años y ha descubierto que el formaldehido, nitrosaminas, metales y el etilenglicol están presentes en algunos de los modelos de cigarrillos electrónicos en una cantidad tan baja que no se detecta ningún riesgo para la salud.



Muchos estudios previos realizados sobre los beneficios para la salud que tienen los cigarrillos han sido fundados o bien por grupos farmacéuticos o por aquellos que tienen vínculos directos con dichos grupos. La industria farmacéutica controla muchos productos para dejar de fumar, entre ellos los parches de nicotina y los fármacos para dejar de fumar. El creciente éxito que están teniendo los dispositivos electrónicos supone una amenaza para estas industrias, dado que los fumadores tienen la opción de elegir esta nueva vía y de comprar cigarrillo electrónico para alcanzar su objetivo de dejar el tabaco. En España el número de fumadores que cambia a esos dispositivos aumenta cada vez más. Vapo.es, tienda pionera de e-cigarrillos en el país, afirma que la mayor parte de sus clientes están satisfechos con los dispositivos y confirman que es la forma más eficaz para dejar de fumar, incluso más que fármacos para dejar de fumar o parches de nicotina.



Los e-cigarrillos utilizan calor para convertir una solución líquida que contiene nicotina en vapor. Los fumadores pueden comprar sus dispositivos con diversos niveles de nicotina, entre los que se incluyen e-cigarrillos sin nicotina. Carl V. Phillips, director científico de CASAA, dice que el estudio muestra que, incluso si nos ponemos en el peor caso posible, los e-cigarrillos siguen siendo más seguros que los cigarrillos de tabaco, que contienen 4.000 elementos químicos diferentes. Se ha descubierto que cincuenta de esos elementos químicos pueden causar cáncer, según ha afirmado la Sociedad Americana del Pulmón.



Otro nuevo estudio, realizado por un equipo del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, ha desmentido la afirmación realizada por el Centro de Control de Enfermedades (CDC) que indicaba que los e-cigarrillos suponían una salida para la gente joven. Los investigadores realizaron una encuesta en la que entrevistaron a más de 1.300 estudiantes universitarios y descubrieron que solo un 3,3 por ciento de ellos ha consumido nicotina con los e-cigarrillos. De aquellos que han probado los e-cigarrillos, solo uno ha afirmado que le llevó a fumar cigarrillos de tabaco tradicionales.



Más información, visite www.vapo.es



 



 



 


Enlaces recomendados: Premios Cine