Sección Oficial

Precrítica de 'Sexo fácil, películas tristes'

La película se pierde en un tono anémico y soso, y se queda en una mentira que realmente no le importa al espectador

22.04.2015 | 14:30
Escena de la película "Sexo fácil, películas tristes".

La ficción es una mentira contada de tal manera que al espectador le termina importando; esa manera, ese know how, es lo que precisamente hace que clichés andantes como los que escribe Richard Curtis terminen involucrando personalmente a millones de personas. Como Curtis, que en "About time" busca darles más vueltas a sus consabidas escaletas sobre el amor, Alejo Flah pretende jugar con las convenciones desde lo meta. "Sexo fácil, películas tristes" parte de un buen concepto –cómo podemos aplicar a nuestra vida lo que aprendemos de las ficciones– pero falta perspicacia en la observación humana –para llegar a conclusiones tan agudas como que las relaciones son complicadas, no hace falta hacer una película–, ingenio en la presentación de los asuntos y cuerpo en los personajes (todos, no sólo los del guión que escribe el protagonista). La película se pierde en un tono anémico y soso, y se queda en una mentira que realmente no le importa jamás al espectador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine