Documentales

Juliana Fanjul: "Quería hacer un filme para agradecerle a estas mujeres su esfuerzo"

La mexicana hace un homenaje a las empleadas del hogar, partiendo de la crítica a la clase social, la suya, que las condena

27.04.2016 | 05:00
Juliana Fanjul.

La mexicana hace un homenaje a las empleadas del hogar, partiendo de la crítica a la clase social, la suya, que las condena

Las muchachas, las empleadas de la casa, son testigos invisibles y mudos, despojados en algunos casos de relevancia familiar y social, cuando no objeto de vejaciones directas. ¿Tiene Muchachas el objetivo de hacerlas visibles?
Me gustaría aprovechar para aclarar que la palabra muchacha se empezó a utilizar por la corta edad de quienes desde el campo, llegaban antiguamente a las grandes ciudades para laborar en las casas acomodadas. Muchas de ellas eran menores de edad. Hoy día, el término sobrevive pero no deja de ser discriminatorio (las protagonistas de este documental tienen entre 50 y 70 años de edad). Yo me crié en la burguesía mexicana así que durante mi infancia y adolescencia estuve siempre rodeada por estas mujeres. Esta película nació como un homenaje: para agradecer a todas esas mujeres que acompañaron mi vida; por su tiempo, por su esfuerzo y dedicación, por su cariño, por su dulzura; por haber jugado el papel de madres; por su sonrisa. Pero también poner un poco de luz sobre un problema que salta a los ojos cuando lo observamos como extranjero, pero que desde el propio país ha dejado de chocarnos y avergonzarnos.

Habla directamente de episodios familiares propios...
Durante el proceso de escritura, muchos criticaron mi acercamiento al tema, argumentando que por ser «la hija de los patrones» carecía de legitimidad para filmar a las empleadas. Mi argumento es el contrario: ¿Quién si no alguien que vivió esta relación desde dentro podría contar esta historia así? De no haberla filmado por temor a ser ilegítima, las estaría condenando doblemente a la sombra y al silencio. Me cercioré de que cada una de ellas estuviera de acuerdo en ser filmada. Pienso que quien no cree que ellas tuvieron la posibilidad de decirme que no, las subestima. Desde mi punto de vista, valía la pena el intento, a sabiendas que sólo la película podría responder si a través de ella yo abusaba, nuevamente, de estas mujeres, o no. Es por ello que la voz en off juega un papel fundamental en esta pieza, pues crea el equilibrio necesario ante lo perturbador de algunas escenas o testimonios. A través de esa voz, empiezo por señalarme a mí como responsable de la invisibilidad de las trabajadoras. 

¿Le ha supuesto este documental algún problema con su familia?
Cuando un cineasta se mete con su propia familia tiene que estar consciente de lo que puede implicar, y a pesar de que no me ha ido tan mal, pues en todo momento evité traicionar a mis familiares, no he sido la excepción. 

Me interesa conocer la reacción de las mujeres protagonistas del documental tras haberlo visto.
De diversas formas... Ha habido algunas risas nerviosas, como cualquiera que se ve por primera vez en una pantalla. Lupita tenía preocupación por lo que fuera a decir su marido, quien se ve totalmente expuesto en una de las escenas finales. Pero muy a su modo terminó diciendo: «Si lo sabe Dios, que lo sepa el Beto». Y me autorizó a que la película se mostrara así.  Para Lupita en particular, toda esta experiencia ha dignificado su trabajo frente a su familia y su comunidad: tuvo la oportunidad de viajar a Nyon, Suiza, al festival Visions du Réel, para el estreno en 2015; una experiencia parteaguas en su vida, por haber sido la primera vez que salía de la ciudad de México, que tomaba un avión, que estaba lejos de su familia, sola? Ahora, Lupita y yo tenemos una relación muy distinta, compartimos un proyecto común y si bien somos conscientes de nuestros orígenes y diferencias, nuestra relación ha dejado de ser vertical. 

¿Tiene usted ahora empleada del hogar?
No. Las tareas del hogar las dividimos entre mi marido y yo y me doy cuenta constantemente de que son tan duras, que una película como esta no es más que un modestísimo gesto de admiración y reconocimiento hacia los millones de mujeres (porque hay que decirlo, son mujeres) a quienes, literalmente, se les va la vida limpiando.

[Muchachas se proyecta este miércoles en el Teatro Echegaray a las 22.00]

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Festival de Cine

Aluvión de Biznagas al cine de autor
Aluvión de Biznagas al cine de autor

Aluvión de Biznagas al cine de autor

El largometraje de Carles Torras y Martín Bacigalupo, 'Callback', se alza con el galardón a mejor...

Un aplauso al jurado del Festival de Málaga

Un aplauso al jurado del Festival de Málaga

El tribunal cinematográfico da una gratísima sorpresa al premiar 'Callback', de Carles Torras

Último año de solipsismo; que venga la competencia

Último año de solipsismo; que venga la competencia

La última Sección Oficial del Festival de Cine Español ha revelado muchos de los males del...

Dani Rovira: "Sería muy cínico que el cine volviera la cara a la realidad que existe"

Dani Rovira: "Sería muy cínico que el cine volviera la cara a la realidad que existe"

El malagueño protagoniza 'El futuro ya no es lo que era', cinta en la que su vis cómica coquetea...

Gracia Querejeta: "La sombra de Elías era alargadísima, pero compensó mucho"

Gracia Querejeta: "La sombra de Elías era alargadísima, pero compensó mucho"

La cineasta asegura que nunca ha sentido presión en el oficio por ser mujer, ni la sensación de no...

El cine malagueño sí tiene premio

El cine malagueño sí tiene premio

La segunda edición de la gala Málaga Cinema entregó numerosos galardones para reconocer el talento...

Las películas de la Sección Oficial 
 
 
 
 
 
Pinche
para ver la ficha técnica
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine