24 de marzo de 2017
24.03.2017
Crítica Sección Oficial

Me enveneno de rosas

Eduardo Casanova tiene algo bueno entre manos pero no lo ha encontrado aún. Su búsqueda desesperada por firmar una 'rara avis' deja, al menos, a 'Pieles' como el primer paso de un saludable empeño

24.03.2017 | 11:29

La anomalía es muy cara de ver en el cine español, adocenado muchas veces por lo convencional, el retrato costumbrista y la búsqueda con más desesperación que inteligencia de la comercialidad. Quizás por eso yo sea particularmente suspicaz cuando me ponen delante una película precedida por comentarios tipo "no se ha hecho nada parecido en nuestro país" (suele ser mentira). Pues bien, 'Pieles', una película absolutamente enamorada de su diferencia (lo cual no es nada malo en una película sobre la diferencia), resulta un artefacto curioso, más inocente y casi pueril que provocador, al que le faltan varios enteros para entrar en la categoría que persigue sin resuello, la de 'rara avis'.



Contemplando el filme de Eduardo Casanova no podía dejar de pensar en 'Fotos', aquella, sí, anomalía del cine español de los 90, pieza exacerbada y radical, de una rara emotividad. Comparten ambas cintas el alma del culebrón desaforado y flipado, pero mientras Elio Quiroga encontraba momentos de éxtasis mariano en el lumpen, Casanova no se atreve a tanto (aunque, para los fácilmente ofendibles, la escatología campe a sus anchas) y se queda en la superficie. Y eso en una película sobre el difícil diálogo que todos, absolutamente todos, entablamos entre nuestro exterior y nuestro interior sí resulta un pecadillo.

Entiendo que en 'Pieles', un título sobre la estética, sea fundamental, pues eso, la estética, pero aquí termina ahogando un poco el alma del relato (porque esto, no muy en el fondo, es una película bonita): la preponderancia de los set pieces y el me enveneno de rosas general cumplen su función, desde luego, pero uno no puede dejar de pensar en que la completa dependencia del relato en estos factores denota la falta de confianza en sí mismo del realizador, debutante. Este joven tiene algo bueno, anómalo aquí, entre manos (que el último plano sea el beso negro más romántico de la historia del cine es valioso) pero todavía no lo ha encontrado. Que 'Pieles' quede en el recuerdo como el primer paso de su saludable búsqueda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Festival de Cine

Al Festival le salen las cuentas
Al Festival le salen las cuentas

Al Festival le salen las cuentas

La vigésima edición del certamen, primera como cita dedicada al cine en español, se ha saldado con...

El Festival dribla la competencia y empieza el camino hacia el rigor

El Festival dribla la competencia y empieza el camino hacia el rigor

Málaga va esquivando los clichés que la atenazaban hasta hace no poco y empieza a ser tomada algo...

´Verano 1993´ gana el Festival de Málaga

´Verano 1993´ gana el Festival de Málaga

Se han cumplido los pronósticos y la cinta de Carla Simón se hace con el gran premio del certamen,...

El cine latino gana la partida

El cine latino gana la partida

Analizamos el palmarés del Festival de Málaga, que ha demostrado que las producciones...

¿Qué hace un mexicano rodando una película sobre indios canadienses?

¿Qué hace un mexicano rodando una película sobre indios canadienses?

Sepúlveda se interna en la complicada existencia de unos descendientes de indios nativos...

Amar (poco) en tiempos revueltos

Amar (poco) en tiempos revueltos

La decepcionante por gris, aburrida y emotivamente incapaz 'El jugador de ajedrez' cierra la...

Las películas de la Sección Oficial 
 
 
 
 
 
Pinche
para ver la ficha técnica
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine