Combustibles

¿Cómo reaccionará el petróleo al acuerdo con Irán?

El pacto nuclear suscrito entre Occidente y Teherán puede rebajar el precio de la gasolina en los próximos meses

16.07.2015 | 08:40
Un surtidor de gasolina.

Hace un año, el petróleo inició un rally bajista que le llevó por primera vez desde el año 2009 a romper la barrera de 50 dólares el barril. El descenso de más del 65% sólo fue comparable, en los últimas décadas, con lo sucedido en 2008, aunque los motivos eran completamente opuestos.

Si en 2008, con un petróleo en máximos históricos, la caída se desencadenó por la quiebra de Lehman Brothers y la entrada en recesión global, la del 2014 tenía razones distintas y variadas, tanto en la oferta como la demanda. Por un lado, los grandes demandantes de petróleo, especialmente China, redujeron sus necesidades (la Agencia Internacional de la Energía falló en sus previsiones de crecimiento global) en un momento en el que la oferta se había disparado especialmente por la aportación del petróleo de esquistos, o petróleo shale, en Canadá y en mayor medida de Estados Unidos. Este tipo de petróleo se produce tras un proceso químico sobre arenas bituminosas, por lo que es un proceso caro y aunque cada vez se abaratan costes sólo es rentable cuando el precio del barril es elevado. Aún así, su extracción masiva es una amenaza para los grandes productores clásicos, como es Arabia Saudí.

El papel del principal exportador de petróleo (Estados Unidos ya le ha superado como productor) ha sido siempre en los últimos años el de amortiguador de precios. Si había una sobreoferta, disminuía la producción para que los precios subieran y lo contrario, si los precios eran excesivamente alto amortiguaba la subida produciendo más. Todo ello teniendo en cuenta que su petróleo es el más barato en extracción, unos 20 dólares el barril. Pero en 2014, Arabia Saudí decidió no cortar producción y con ello ayudó a desplomar los precios, siempre por encima de su umbral de beneficios pero por debajo del petróleo de esquistos norteamericano. Con ello, busca y de momento parece conseguir (vista la caída de licencias de extracción desde octubre de 2014) expulsar producción norteamericana del mercado.

Cómo se ajustarán los precios tras el acuerdo con Irán

Tras llegar a mínimos a finales de 2014, el precio se ha recuperado moderadamente, en buena parte por el acopio de producción hecho en muchos países. Pero desde hace unos días el precio del petróleo empezó a bajar, anticipando un hecho que se confirmó esta semana, el pacto nuclear con Irán, por el que la República Islámica se compromete a usar estas energías para uso pacífico. Con todo ello, se irán desbloqueando las sanciones que limitaban, entre otras cosas, las exportaciones de productos, destacando el petróleo.

Aunque no será inmediato, en el medio plazo veremos una aportación adicional del petróleo iraní, un crudo que no es caro en extracción (similar a sus vecinos del Golfo Pérsico) y que a igualdad de condiciones del resto de exportadores, llevará a un descenso del precio del crudo. Pero esa es la gran incógnita, si en esta ocasión Arabia Saudí si bajara su producción para amortiguar la bajada de precio, aunque la apuesta, especialmente por razones políticas (la gran rivalidad entre suníes –Arabia- con chiíes –Irán-) convence a los analistas de que no será así y que el precio volverá a la senda bajista a la espera de otros actores.

El riesgo chino puede marcar el futuro cercano del petróleo

El gran temor o incógnita está más en el Oriente, en China. La caída brusca de la Bolsa de Shanghái en este mes de julio y la enorme burbuja inmobiliaria está llevando a un gran temor de recesión en el gigante asiático. Una crack bursátil en China, donde el 80% de las acciones la tienen consumidores, muchas de ellas compradas a crédito, llevaría a una caída brusca del consumo chino y con ello de la demanda de petróleo. China trabaja para intentar desinflar la burbuja de modo sostenido, sin que estalle bruscamente, pero la situación es extremadamente delicada. Si no se consigue, si nos encontraríamos en un escenario claro de caída del precio del petróleo que llevaría a ajustar la producción para parar la sangría.

Queda lo último para los españoles, la cotización del euro y el dólar. Buena parte de las subidas que hemos visto en gasolina o gasoil en estos meses se ha producido por la caída del euro frente al dólar, la divisa en la que cotiza el petróleo y no por la moderada recuperación del precio del crudo. Si se recupera el euro por tanto pagaremos menos y eso es posible o al menos que se mantenga en el nivel actual del 1,10 euros el dólar. El acuerdo griego y una economía estadounidense que no parece tan fuerte como en el arranque del año junto a los problemas de China (la mayor poseedora de Deuda norteamericana) puede ayudar a que el euro se fortaleza.

En definitiva, nos encontramos con un escenario variado en el que lo más probable es que paguemos menos por los combustibles, no sólo porque Irán aporte más petróleo al mercado, también por las mayores posibilidades de menos demanda en China y de un euro que puede ser más fuerte que hace unos meses.


Antonio Gallardo es analista del panel de expertos iAhorro.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial Campaña de laRenta

Declaración de la renta

Renta 2016

 

El nuevo programa Renta Web, las novedades de esta campaña, las deducciones de la renta, cita previa... y todo lo que necesitas para tu declaración de la renta.

 

Enlaces recomendados: Premios Cine