Análisis económico

¿Qué hacer con las acciones de Abengoa?

Tras el preconcurso de acreedores son muchos los accionistas que se preguntan cómo actuar ahora

08.12.2015 | 09:41
Vista de la planta solar de Abengoa en Sanlúcar La Mayor (Sevilla)

Los accionistas de Abengoa se despertaron el pasado día 25 con una nefasta noticia: el preconcurso de acreedores de la compañía, la suspensión de negociación en bolsa durante unas horas y caídas superiores al 60% cuando la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantó dicha suspensión.

Ante esto, muchos de los accionistas se preguntan qué hacer con estas acciones; cabe destacar que puede haber dos tipos de accionistas ya que existen dos clases de acciones: la "A" con superiores derechos de voto y la "B" con más liquidez, de hecho eran las que cotizaban en el Ibex 35 hasta el 1 de diciembre, y por lo tanto en la que se centrará este artículo para tomar precios de referencia.

Es cierto que la espectacularidad del descenso del "día de autos", junto con otras implicaciones económicas han mediatizado mucho esta caída de precios, sin embargo es algo que el mercado estaba ya señalando: desde sus máximos anuales hasta el momento antes del preconcurso ya había bajado más de un 75%; y si miramos los máximos del año 2014 aumenta a más de un 80%, por lo tanto, desgraciadamente, el desplome tras la noticia puede ser insignificante para algunos accionistas.

La respuesta a la pregunta ¿mantengo las acciones o las vendo? es diferente según la situación personal de cada uno, y este artículo simplemente intentará poner sobre la mesa algunos aspectos que hay que mirar antes de tomar una decisión así:

Las pérdidas irán entre el 95 y el 50%, excepto en algunos casos de quien haya comprado tras la noticia, algo difícilmente recuperable (hay que recordar que para restablecer un 50% se necesita una revalorización del 100% y para el 90% ya es necesario un 900%) así que la recomendación más simplista sería vender. Sin duda es lo mejor en la mayoría de los casos "dejar correr las ganancias pero limitar las pérdidas" pero en éste hay que profundizar algo más.

Ante caídas de tal magnitud, es posible que el resultado de la venta sea una cantidad con la que pocas cosas se pueda hacer, es decir quien compró acciones a 1.000 acciones a 4 euros, de esos 4.000 ahora solo le quedan 400 para reinvertir en otro activo. Dicho de otra forma, el coste de oportunidad (lo que se deja de ganar en otra inversión) es muy bajo.

La coyuntura de esta empresa, hacen que las posibilidades de recuperar, si bien no toda la inversión, una parte significativa pasen por mantener la posición, es decir un cambio de rumbo en las negociaciones que ésta mantiene con bancos acreedores y potenciales nuevos socios es la única esperanza, mientras que invirtiendo el escaso resultante en otra acción se pierde esta posibilidad. Cierto que es encomendarse a la suerte pero las potenciales pérdidas llegados a este punto son muy inferiores a las ganancias que se podrían dar en caso de darse un "milagro".

El aspecto fiscal es importante en cualquier inversión, y puede hacer que haya a quien le interese vender, al menos una parte, de estas acciones con el fin de compensar las ganancias que haya tenido en este 2015. A modo de recordatorio indicar que estas pérdidas patrimoniales se pueden compensar con ganancias patrimoniales fruto de la venta de otras acciones, fondos de inversión o inmuebles; o bien con el 10% (para 2015) de rendimientos de capital mobiliario positivos (intereses de cuentas, dividendos de acciones y operativa en renta fija). Claro está que quien no haya generado plusvalías este año, o bien puede vender igualmente y tendrá cuatro años más para compensárselas o bien puede esperar al año que viene, y si no se da el "milagro" comentado puede ir reservando estas minusvalías latentes hasta conseguir plusvalías con las que compensarlas.

Se puede apreciar que no es un análisis al uso: no hay ni análisis fundamental, ni técnico, ni entorno, ni indicadores de confianza que sí se deberían haber utilizado en el momento de la compra para incorporarlos en una estrategia con un control de capital adecuado que controle las pérdidas y que hubiera evitado buena parte de la sangría que sufren muchos inversores a día de hoy; lección que no tiene precio para futuras operaciones.

@luisgarcialanga
Analista Financiero

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial Campaña de laRenta

Declaración de la renta

Renta 2016

 

El nuevo programa Renta Web, las novedades de esta campaña, las deducciones de la renta, cita previa... y todo lo que necesitas para tu declaración de la renta.

 

Enlaces recomendados: Premios Cine