Boda real

Charlene y Alberto II se dan el ´sí, quiero´ más esperado en Mónaco

Solo las lágrimas de emoción de la novia alteraron la discreta ceremonia religiosa en el Palacio del Principado

 10:28  
Alberto II y Charlene, durante la ceremonia religiosa
Alberto II y Charlene, durante la ceremonia religiosa Reuters

EFE / Mónaco Los príncipes Alberto II y Charlene de Mónaco, que se unieron este viernes en matrimonio por lo civil, se volvieron a dar hoy el 'sí', en una ceremonia religiosa celebrada en el patio de honor del Palacio del Principado.

Esta segunda boda ha sido oficiada por el arzobispo de Mónaco, Bernard Barsi, que invitó a los esposos a cogerse de la mano y a intercambiar de nuevo su consentimiento.

La pareja prometió mantenerse fiel "en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad", para amarse todos los días de su vida, y después de que el arzobispo expresara su deseo de que "lo que Dios ha unido no lo separe el hombre", se pusieron las alianzas.

Sería durante el principio del enlace, se pudo ver a partir de ese momento a la ex nadadora algo más relajada, especialmente cuando la soprano sudafricana Pumeza Matshikiza cantó en su honor. En ese momento, la princesa cedió a la presión y emoción del momento y derramó algunas lágrimas.

Charlene es desde este viernes princesa de Mónaco, y había llegado al patio de honor con un vestido del modisto italiano Giorgio Armani, ante la atenta mirada de los cerca de 3.500 monegascos congregados en la Plaza del Palacio, y de los otros 800 invitados que son testigos directos de la celebración.

La sudafricana, de 33 años, 20 menos que el príncipe, se presentó del brazo de su padre, Michael Kenneth Wittstock, con el que recorrió la alfombra roja y blanca, los colores monegascos, que cuando acabe la boda será subastada por partes para destinar el dinero recaudado a causas humanitarias.

La música ha corrido a cargo de la Orquesta Filarmónica y del Coro de la Ópera de Montecarlo, con la participación del tenor peruano Juan Diego Flórez, del italiano Andrea Bocelli, de la soprano estadounidense Renée Fleming y Matshikiza.

El patio de honor se ha convertido de manera excepcional en una iglesia "al aire libre", con mobiliario de la capilla de Palacio, sillas dispuestas en semicírculo frente a la imponente escalera de mármol de Carrara, y una cubierta desplegada para hacerle a los asistentes más soportable el calor.

Una vez acabado el oficio religiosa, la pareja hará el recorrido nupcial en un descapotable hasta la Iglesia de Santa Devota, patrona de Mónaco, en la que la princesa, al igual que hiciera la fallecida Gracia tras su boda con Rainiero III en 1956, depositará su ramo.

Enlaces recomendados: Premios Cine