Alemania

Adolf Hitler, decapitado

 01:17  
Hitler. El dictador alemán, minutos antes de ser decapitado ayer en Berlín en el museo de cera de Madame Tussaud.
Hitler. El dictador alemán, minutos antes de ser decapitado ayer en Berlín en el museo de cera de Madame Tussaud.  EFE

Un visitante del museo de cera inaugurado ayer en Berlín le cortó la cabeza dal grito de "Nunca más guerra". La exposición era custodiada por dos guardias

Rodrigo Zulueta. Berlín Los personajes que marcan una época (positiva o negativamente) cuando mueren o desaparecen del escenario público suelen, en el sentido estricto de la palabra, pasar a la historia. Esto quiere decir que se les hace un sitio en los museos ,incluido el museo de cera de Madame Tussaud (inaugurado ayer en Berlín-) y en los archivos y que su imagen deja de despertar pasiones y empieza a mirarse con el interés indiferente del erudito.
No obstante, ese no parece ser el caso de Adolf Hitler, al menos para los alemanes, que se exigen a sí mismos una actitud permanente de rechazo y repugnancia ante el jerarca nazi y todo lo que este significó y significa. Las advertencias sobre que el peligro que significó para la humanidad el nacionalsocialismo termine relativizándose a través de la historización del fenómeno son recurrentes en Alemania.

Decapitado. La discusión previa a la apertura al público del Museo Tussaud de Berlín estuvo marcada por esa presencia de la sombra de Hitler y para muchos el hecho de que una figura de cera representándolo fuera presentada como una atracción turística era una forma de banalización del mal.
La decisión de un berlinés de decapitar la figura de Hitler, al grito de ´Nunca más guerra´ prolonga esa discusión de manera algo radical. Los argumentos del museo de que Hitler es parte de la historia alemana y que por eso hay que ponerlo, que empleó el museo se habían quedado cortos sobre todo porque para muchos el Tussaud no es tanto un lugar de documentación histórica cuanto un sitio donde se banaliza la historia.
Nadie entiende como pudo ocurrir, con dos guardias de seguridad cerca de la figura, que debían proteger que nadie intentará fotografiarse junto a ella ni mucho menos llegar a tocarla. En todo caso, la exposición de la figura de cera apenas duró quince minutos.
El manifestante solitario era el segundo de la fila para entrar al museo y esperó cerca de dos horas para cumplir su cometido.
Entre los visitantes del centro había tanto algunos que se alegraban de que "al fin alguien se hubiera atrevido" como otros que censuraban la acción y decían que a Hitler no se le podía ocultar. El Museo Tussaud de Londres también tiene una figura del ex-dictador alemán que ha sido objeto de diversos ataques, pero sin llegar al extremo de la decapitación.

Nacional


Marcos Peña (i) a su llegada a El Prat.
El arbitro del conflicto de Eulen buscará "limitar el daño"

El arbitro del conflicto de Eulen buscará "limitar el daño"

Peña se ha reunido con el comité de la huelga y ha asegurado que mejorará la calidad del trabajo

Críticas entre Policías y Mossos

Críticas entre Policías y Mossos

AUGC y el SUP denuncian que la Generalitat busca dar "una imagen al exterior de nuestras fronteras...

Un taxista le fió la vuelta a Ripoll a Aallaa

Un taxista le fió la vuelta a Ripoll a Aallaa

El hermano de uno de los terroristas abatidos en Cambrils no tenía móvil ni dinero cuando salió...

Rajoy tendrá que comparecer en el pleno por el ´caso Gürtel´

Rajoy tendrá que comparecer en el pleno por el ´caso Gürtel´

PNV votará a favor de la iniciativa planteada por PSOE y Podemos a la comisión permanente


España desmiente a Bélgica

España desmiente a Bélgica

El alcalde de una localidad belga asegura que preguntó a las autoridades españolas si tenía...

"Eran mis niños", afirma su educadora

"Eran mis niños", afirma su educadora

Una de las profesionales del centro cívico al que acudían los jóvenes escribe una carta que se ha...


Enlaces recomendados: Premios Cine