el ´schlinder´ de los balcanes

Los olvidados de Bosnia

 
Desamparados. Pacientes bosnios abandonados en Hungría.
Desamparados. Pacientes bosnios abandonados en Hungría.  Efe

Pacientes bosnios con problemas psíquicos siguen refugiados en un hospital húngaro 13 años después del fin del conflicto y abandonados por su Gobierno

nedim hasic. Modrica (Bosnia) Más de 13 años después del fin de la contienda fratricida de Bosnia (1992-1995), poco han hecho las autoridades para que regresen a su país 25 pacientes bosnios llevados a un hospital de refugiados de la ciudad húngara de Debrecen. Esas personas, que padecen graves enfermedades psíquicas, fueron trasladados allí desde el hospital de Jakes, en las proximidades de Modrica, al norte de Bosnia, que se encontraba durante la guerra en la primera línea del frente. El personal sanitario abandonó el hospital movido por el miedo y dejó abandonados a los enfermos, algunos de los cuales murieron por el fuego de ametralladoras.

Viaje a Hungría. El doctor Miodrag Bojkovic logró entonces transportar en un autobús a 50 pacientes a Hungría. Las autoridades húngaras y bosnias negocian desde hace varios años su retorno, y en 2007 una delegación del Gobierno central bosnio firmó un acuerdo con Hungría. No obstante, no se ha cumplido nada hasta el momento porque en Bosnia nadie ha querido encargarse y las autoridades se pasan la pelota.
El ahora jubilado doctor Bojkovic, que vive en Modrica, se muestra decepcionado por el hecho de que 25 de sus pacientes todavía están refugiados en un hospital extranjero. "He intentado muchas veces hacer algo para que regresen, pero todavía están en Debrecen". Según contó, entraron en ese país después de 20 días de espera en la frontera, con ayuda de un alemán, empleado de una organización humanitaria, que al ver la situación en que estaban esas personas hizo todo lo que pudo para encontrarles refugio. El doctor Bojkovic lamentó haber llevado a los pacientes a Hungría "porque son gente de necesidades especiales, era difícil mantenerlos en calma en el autobús y en el centro de refugiados". Los pacientes de Jakes proceden de todas las zonas de Bosnia, son de diferentes etnias y religiones, algo que entre ellos no tiene ningún significado, sólo les importa cigarrillos y el mechero, un lujo con que sueñan todos ellos.

Sin apoyo familiar. Sueñan, anclados aún en el año 1992, también con el hospital de Jakes, con que alguien llegue para llevarlos a esa su casa. En el centro en Debrecen sufren porque sus familias casi se han olvidado de ellos.
La directora del centro de refugiados húngaro, Maria Terdik, precisó que Hungría destina 94.000 euros al año para los pacientes de Jakes. El ministerio bosnio de Derechos Humanos ha destinado 300.000 marcos convertibles (uno 150.000 euros) del presupuesto para la reconstrucción del hospital de Jakes y el retorno de los pacientes, pero nada de eso ha empezado a realizarse todavía. A día de hoy, su futuro es una incógnita.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
  Las fotos 'raras y curiosas' del día

TEXTO

DESCRIPCION
 Ver galería »
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya