Desfile militar

Francia se viste de gala con motivo de la fiesta nacional

14.07.2008 | 15:39
Nicolas Sarkozy junto al General Jean-Louis Georgelin en el desfile militar de los Campos Elíseos.
Nicolas Sarkozy junto al General Jean-Louis Georgelin en el desfile militar de los Campos Elíseos.

Varias decenas de líderes de Europa y el Mediterráneo y cascos azules de la ONU desplegados en esa región darán hoy un carácter singular al tradicional desfile militar en los Campos Elíseos con motivo de la fiesta nacional de Francia.

Gran parte de los 42 jefes de Estado o Gobierno que alumbraron ayer en París la Unión por el Mediterráneo, nuevo marco de cooperación entre Europa y el sur de ese mar, es esperada en la tribuna presidencial en la emblemática plaza de la Concordia.

Entre ellos, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, pero también el presidente sirio, Bachar al Asad, cuya presencia fue denunciada por organizaciones de derechos humanos, la izquierda y ex cascos azules franceses que sospechan de Siria en el atentado de 1983 en Beirut que mató a 58 soldados galos.

Unos 150 cascos azules, de 24 nacionalidades, desplegados en las tres operaciones de paz de la ONU en el Mediterráneo -Líbano, Chipre y el Golán-, abrirán el desfile, junto a más de un centenar de militares franceses que acaban de servir en la misión de la organización internacional en el sur del Líbano.

El invitado de honor del desfile es el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que también asistió ayer a la cumbre de lanzamiento de la UPM, un proyecto con el que "todos habíamos soñado" y que "hoy es una realidad", en palabras del presidente francés y de turno de la Unión Europea, Nicolas Sarkozy, principal impulsor de la iniciativa y anfitrión de la cita.

Se prevé que junto a Sarkozy y su esposa, Carla Bruni, asista al desfile la ex rehén colombo-francesa de las FARC, Ingrid Betancourt, que por la tarde recibirá la Legión de Honor de manos del jefe de Estado francés en una ceremonia en el Elíseo.

El desfile de este año, bajo extremas medidas de seguridad, se desarrolla en un momento de tensión entre Sarkozy y las fuerzas armadas francesas.

Ello debido a los planes gubernamentales de una vasta reestructuración de la Defensa pero también y sobre todo por las críticas vertidas por el jefe de Estado a los militares tras un reciente tiroteo accidental en una exhibición pública en la que 17 personas resultaron heridas.

Sarkozy intentó desactivar el malestar entre los militares al reiterar en un mensaje anoche su "confianza" en los Ejércitos.

Enlaces recomendados: Premios Cine