crisis política en bélgica

El Rey Alberto lanza un ´SOS´

21.07.2008 | 00:00
Discurso real. El rey Alberto II pide respeto entre los belgas.
Discurso real. El rey Alberto II pide respeto entre los belgas.

El monarca belga pide a la ciudadanía que invente "nuevas formas de vivir juntos". Exige "respeto y tolerancia" a sus compatriotas durante la celebración hoy de la fiesta nacional

El rey Alberto II pidió ayer a los belgas que inventen "nuevas formas de vivir juntos" a fin de solucionar la grave crisis política que afronta el país desde hace un año por las fuertes diferencias entre flamencos y francófonos.
En su discurso al país con motivo de la fiesta nacional que Bélgica celebra hoy lunes, el monarca aseguró que la unión y la tolerancia dentro del respeto de las regiones federadas constituyen "la única vía posible" en una sociedad democrática.
El Rey comenzó su intervención recordando el inminente decimoquinto aniversario de la muerte de su hermano, Balduino I, y continuó inmediatamente reconociendo que Bélgica atraviesa serias dificultades políticas, aunque recalcó que las dificultades y las crisis son también ocasiones para recuperarse. En este sentido subrayó: "Debemos inventar nuevas formas para vivir juntos en nuestro país".
El monarca recordó que Balduino era un defensor vigoroso de la unidad y de la cohesión del país dentro del respeto a su diversidad; estaba convencido de que el carácter multicultural de Bélgica era una riqueza y una ventaja, dijo su hermano y sucesor.
Alberto II rechazó el pasado jueves la dimisión que presentó el lunes el primer ministro, el democristiano flamenco Yves Leterme, y nombró a tres mediadores para establecer las bases de una recuperación del diálogo entre flamencos y francófonos. Los mediadores deben presentar el 31 de julio un informe con las líneas generales de una gran conferencia para una reforma del estado.
Diferencias. Los flamencos buscan una nueva descentralización del estado, con más poder para las regiones, frente al recelo de los francófonos, que temen perder la solidaridad económica de sus ricos vecinos, mientras que en los últimos meses se han agudizado las disputas entre ambas comunidades en la zona periférica de Bruselas.
La decisión del rey de rechazar la dimisión de Leterme (para que el Gobierno se encargue de los asuntos corrientes, especialmente las medidas contra la crisis económica) supone un intento de apartar de momento al Ejecutivo de la crisis institucional, a cargo de los mediadores. Varios partidos flamencos piden abiertamente la secesión de Flandes, desde el ultraderechista Vlaams Belang, hasta el moderado N-VA. En este marco, la fiesta nacional de hoy, en la que habrá un desfile civil y militar, tendrá un significado especial.

Enlaces recomendados: Premios Cine