reino unido

Brown descarta su dimisión y el adelanto de las elecciones

01.06.2009 | 02:52
Entrevista. Brown repasó en la BBC algunos aspectos de la actualidad política del Reino Unido.
Entrevista. Brown repasó en la BBC algunos aspectos de la actualidad política del Reino Unido.

El primer ministro seguirá al frente del Gobierno incluso si los comicios locales y europeos confirman el batacazo laborista que pronostican los sondeos

El primer ministro británico, Gordon Brown, descartó ayer dimitir o adelantar las elecciones generales si los laboristas sufren el batacazo que pronostican las encuestas en las elecciones europeas y locales del 4 de junio, y prometió que habrá una limpieza a fondo del sistema político del país. En una entrevista con la BBC, el líder laborista afirmó que seguirá al frente del Gobierno incluso en el caso de un mal resultado electoral, y subrayó que seguirá trabajando "para sacar al país de la crisis económica".
El escándalo del abuso de gastos entre los parlamentarios ha hundido a los laboristas en los sondeos, pero Brown espera que la gente siga confiando en el partido y en su gestión como jefe del Gobierno. "Las cosas suben y bajan", dijo el primer ministro, quien destacó que "atravesamos las circunstancias económicas más difíciles que ha afrontado este país", y subrayó que ha sido su Gobierno el que ha tomado las medidas necesarias para que el Reino Unido sea uno de los países que salga con más rapidez de la recesión.
Las encuestas también muestran que la mayoría de los votantes está a favor de que se adelanten los comicios generales, previstos para el año que viene. Brown consideró que esos sondeos "son vagos" y pidió no sacar conclusiones precipitadas.
Limpieza del sistema. Además, dijo que su dimisión o un adelanto electoral preocupan secundariamente a los votantes, y consideró que "lo que la gente quiere es que limpiemos el sistema", de manera que no se puedan repetir abusos como los de los parlamentarios y que el Reino Unido tenga "una democracia más abierta y transparente".
En este sentido, prometió una revisión de los gastos de todos los parlamentarios en los últimos cuatro años, la instauración de un código de conducta y que haya una supervisión externa de los gastos, algo que, según dijo, están a punto de acordar los partidos. "Tenemos que hacer una limpieza general del sistema. No podemos decirle a la gente que no va a cambiar nada", subrayó Brown, que se mostró partidario "de una gran y quirúrgica reforma constitucional, que dé más poder y derechos a la gente" frente a los políticos.
Además de la intervención de Brown, la prensa británica ofreció ayer nuevos datos acerca del escándalo de los gastos, que en este caso implican al líder de los conservadores, David Cameron. Según el diario ´The Mail on Sunday´, Cameron también sacó provecho de los gastos a los que tienen derecho los parlamentarios para costear sus segundas residencias, pues canceló la hipoteca que pesaba sobre su primera vivienda en Londres poco después de recibir 350.000 libras de otra hipoteca, subvencionada con dinero público y destinada a pagar la casa del distrito por el que fue elegido.

Enlaces recomendados: Premios Cine